Motecuhzoma Xocoyotzin: “El que se hace respetar”

Xocoyotzin fue el noveno Huei Tlahtoani de Tenochtitlan y su mandato duró de 1502 a 1520.

Inmediatamente después de la muerte de Ahuizotl, se eligió como noveno Huei Tlahtoani a Motecuhzoma Xocoyotzin, hijo de Axayacatl. Cuentan las crónicas que los señores mexicah del Supremo Consejo votaron unánimemente por él, pues nadie se le equiparaba en dones y reputación en toda Tenochtitlan. Se dice que los electores tuvieron que ir al Templo de Huitzilopochtli a notificarle su elección, pues Xocoyotzin allí permanecía casi todo el tiempo, dedicado al estudio y la meditación; en efecto, este segundo Motecuhzoma era un hombre culto y de gran talento, educado en el Calmecac y que había ocupado anteriormente altos cargos en calidad de tlamatini o sabio, lo mismo que Tlacochcalcatl o señor dirigente de los ejércitos tenochca.La ceremonia de entronización de Xocoyotzin no tuvo comparación con ninguna otra, por la solemnidad y gran lujo con la que se llevo a cabo, al grado que después de cuatro días de fastuosa fiesta, Motecuhzoma Xocoyotzin recibió el copilli real y el mismo despacho a los enemigos prisioneros llevados ante el ara del degolladero para su ejecución. Establecido ya en el poder, Xocoyotzin impulso una serie de reformas que mostraban a todas luces su gran sabiduría.

A principio de cuentas, Xocoyotzin instauro una política donde solo los mas aptos y respetados podrían ocupar cargos de gobierno, a dicha política depuradora del gobierno se le conoció como la “Pilticayotl” que vendría a ser la restitución de la antigua aristocracia a la vieja usanza azteca. Mando destituir y castigar a todos los funcionarios que se enriquecieron o beneficiaron inmerecidamente de sus cargos, algunos fueron despedidos mientras que otros mandados a ejecutar. Para ocupar los puestos vacantes, Xocoyotzin hizo venir a jóvenes destacados de todos los señoríos de la Triple Alianza que hubiesen concluido sus estudios superiores, para formar el nuevo gabinete gobernante que habría de acompañarle en lo futuro. Motecuhzoma fue un gobernante que confió como nadie en la juventud, por ello, lleno el gobierno de personas nuevas y jóvenes para instruirlos y formarlos conforme a los máximos ideales mexica, asegurando así la excelencia en la administración pública.No hubo un solo campo del saber o de la política que descuidara Xocoyotzin, en lo tocante a lo militar su primera batalla emprendida fue contra Atlixco obteniendo un resonado triunfo. Poco después logro conquistar gran parte de la zona mixteca, venció a los chololtecas, los huexotzincas y los tlaxcaltecas, y consiguió afianzar la alianza con los zapotecas y obtener la amistad de los mayas. Así mismo, libero a los tlaltelolcas de la prohibición de participar en las guerras, que les había sido impuesta por Axayacatl cuando los pacifico. Fue con la ayuda de los tlaltelolcas que este Motecuhzoma conquisto Tultepec, siendo recompensados por el Huei Tlahtoani con la autorización para reconstruir su centro ceremonial. Devolviendo de ese modo, la buena convivencia entre ambos islotes, Tenochtitlan y Tlaltelolco. Los logros políticos de Xocoyotzin fueron tan grandes como los militares que para la época en que llegaron los hispanos, el dominio de los mexicah se extendía por el norte y poniente hasta Michoacan, al sur corría desde Totonacapan en el Golfo de México hasta el Océano Pacifico, penetrando en Soconusco y llegando hasta Guatemala, prácticamente poco mas de una tercera parte del actual territorio mexicano. Su destacada cerrera como militar estuvo repleta de pasajes de gloria, destacando dos anécdotas en particular: fue convertido en Señor de Ehecatepetl cuando viajo hasta aquella ciudad por encargo de Ahuizotl para ajustar cuentas con el viejo rey de Otumba quien se había mostrado desobediente de los llamados mexica, sin embargo, cuando Xocoyotzin llego ante la presencia del anciano caciquede aquel lugar, le externo sus respetos por su avanzada edad y solicito en cambio, que se le permitiera luchar cuerpo a cuerpo con el guerrero mas fuerte de su corte a lo que el viejo accedió. Se cuenta que al dia siguiente, un joven guerrero de excelente figura y muy hábil con las armas se presento ante el retador Xocoyotzin quien de un solo golpe fulminante mato a su oponente a quien dejo con la cabeza desecha y partido por la mitad su escudo, el cual no pudo contener el feroz embate del mexica. Otra gran gesta de Xocoyotzin se suscito ya en su tiempo como Huei Tlahtoani, pues según recoge la historia, en una ocasión los enemigos de la región tlaxcalteca retaron al ejercito mexica a una contienda donde solo participaran los 12 mejores guerreros de cada bando, para saber en donde estaban los hombres mas bravos. Los señores mexicah de la guerra exigieron castigo a esa afrenta enemiga enviándoles el ejercito entero encima, pero Motecuhzoma hizo suyo el reto lanzado por sus enemigos y no solo eso, pidió al Consejo se le permitiera ir en secreto entre esos 12 guerreros tenochca quienes serian enviados a competir a muerte contra los tlaxcaltecas. Resultando airoso Xocoyotzin de aquella contienda junto a sus 12 guerreros invictos, descubrió su rostro e identidad ante el asombro de sus enemigos, quienes a partir de ahí considerarían, casi como un semidios al poderoso gobernante mexica.

Otros sonados logros del gobierno de este magnifico Huei Tlahtoani, fue la reforma a la ciencia del tiempo, a través del ajuste astronómico al calendario mexica que realizo en el año 1507 a propósito de la magna ceremonia del Fuego Nuevo de cada 52 años, misma que le toco realizar en la cima del sagrado cerro del Huizachtepetl. Sus progresos científicos y sociales como el mecenas del calendario más preciso de la historia humana y de la política “del gobierno de los más aptos” quedaron inmortalizado en los monolitos de la Coatlicue, la “Piedra de los Soles” (donde esta tallado el monograma o nombre de Moctezuma) y la “Piedra de Tizoc” que el mismo mando a construir plasmando la riqueza científica, ideológica y filosófica de la historia y pensamiento de Tenochtitlan. Otro baluarte del gobierno de este segundo Motecuhzoma fue la construcción de casas de estudio dedicadas a las aves y muchos tipos de especies animales, así como la edificación de vastos jardines dedicados al conocimiento de la herbolaria. Gracias a él se logró el templo MONOLITICO de Malinalco tallado directamente sobre la roca de la ladera de una montaña. Obras y avances científicos que no existieron en el resto del mundo y en especial Europa hasta muchas décadas después. “Motecuhzoma el Joven”, fue quizás el mas respetado y admirado hombre de su época, no solo de Anahuac sino del mundo conocido, pues basados en las fuentes escritas los elogios hacia su majestuosa personalidad y sapiencia no solo fueron hechos por sus propios seguidores y vasallos, sino también por sus propios adversarios y asesinos como consta en las siguientes citas extraídas de las crónicas de los invasores hispanos, mismas que trasladamos textualmente a continuación:

“De este Motezuma su valor le hizo el mejor entre los suyos antes de llegar a la corona, y después le dio entre los extraños la opinión mas venerable de los reyes. Tenia el genio y la inclinación militar, entendía bien las artes de la guerra, y cuando llegaba el caso de tomar las armas, era el ejercito su corte. Gano por su persona y dirección nueve grandes batallas campales, conquisto diferentes provincias y dilato grandemente los limites de su imperio, dejando los resplandores del trono por los aplausos de sus hombres en la campaña, y teniendo por mejor cetro el que se forma del bastón del sabio” (Antonio de Solis, lib. IV, Cap. XV).

“Además de justiciero y grave fue Motezuma muy belicoso, y aun muy venturoso, y alcanzo como pocos reyes muchas victorias y llego su enorme grandeza a ser escrita en las historias de España” (Padre Acosta, lib. VII, cap. XXII)“Era tan bien visto el gran Motezuma que a todos nos hacía mucha honra verle, que además de ser rey de estas tierras, su persona y condición lo merecían, y si hubiéramos de contar las cosas buenas y dones que tenia de gran señor, es para nunca acabar. Decían que había dieciocho años que reinaba Motezuma, y que fue el mejor rey que en México había habido, y que por su persona había vencido gloriosamente en tres mortales desafíos sobre las tierras que sojuzgo” (Bernal Diaz del Castillo, cap. CXXVI).

Sin embargo, no son las voces de la antigüedad, sino los arrebatos de ignorancia de los actuales descendientes de aquellos barbaros hispanos y del propio vulgo enajenado por el sistema colonialista del mundo actual, quienes despotrican e intentan ensuciar la memoria de este gran Señor Mexica, valiéndose vilmente para desprestigiar su legado, explotando el único error que cometió en su vida y en su impecable gobierno: confiar en la honorabilidad de los enemigos. Pues ciertamente, el haber confiado más en las capacidades diplomáticas de Tenochtitlan en lugar de las militares, y no haber puesto en entredicho la calidad de supuestos “Señores embajadores” con la que se ostentaban los extraños visitantes con Cortes a la cabeza, fueron los dos ingredientes que encaminaron la caída de la corona mexica en la época de este segundo Motecuhzoma.

Finalmente, en 1520 este noveno Huei Tlahtoani murió asesinado por sus captores hispanos luego de meses de cautiverio en su propia ciudad, en donde dio alojamiento y hospitalidad a sus mortales enemigos dando muestra de valentía y entereza. Motecuzhoma confió en poder resolver la guerra de forma pacifica dando espacio para el diálogo y la negociación en el Palacio de Axayacatl con los venidos de Castilla, quienes pagaron con traición la buena voluntad de su anfitrión. Pese a que en los primeros días del encuentro entre los ofensores y los defensores de la “Blanca Ciudad a mitad de las aguas”, las cosas parecían salir a la perfección conforme al plan de atracción que Motecuhzoma le tendió a sus enemigos y que consistía en romper la alianza hispano-tlaxcalteca para convertirla en una alianza directa entre la Triple Alianza y el germano Carlos V, una unión que a la postre llevaría los dominios de Tenochtitlan más allá del mar; no obstante, fue el infortunio y la vileza humana lo que deshizo aquella magistral maniobra mexica, cuando la cerrazón y la avaricia hispana cometió la indecible matanza del Templo Mayor durante la muy sagrada fiesta de Toxcatl para robar joyas y riquezas de incalculable valor presentes en la ceremonia. A partir de ahí, la buena estrella de Motecuhzoma pareció extinguirse hasta su triste final que encontrara días antes de la gloriosa batalla de la Noche Victoriosa, en la que los ejércitos mexicah expulsaron y destrozaron a los ejércitos invasores que habían tomado presa la ciudad y como rehén a su amado gobernante, Motecuhzoma Xocoyotzin, a quien la historia eurocentrista le está en gran deuda, pues la propaganda del neo-colonialismo se esfuerza en magnificar y exhibir sus fallas políticas propiciadas por los deshonestos actores hispanos con los que tuvo que lidiar, en lugar de enunciar y difundir las proezas sociales y aportes universales de “Moctezuma II” que lo colocarían sin duda, como un verdadero “Señor renacentista de Anahuac”, la gran América.

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s