Ahuizotl: “el guardián del lago”

Ahuizotl fue el octavo Huei Tlahtoani de Tenochtitlan y su mandato duró de 1486 a 1502

El mismo año de la muerte de Tizoc, ocupó el cargo de Huei Tlahtoani su hermano Ahuizotl quien hasta entonces se desempeñaba como Tlacatecatl, General de los ejércitos, un requisito que debía cumplir el futuro señor mexica, pues de esta forma el presunto candidato tenía oportunidad de mostrar su valor y sus dones.El ungimiento de Ahuizotl se llevó a cabo con las fastuosidad acostumbrada. Se le colocó la corona de oro con turquesas (xiuhtzolli), le horadaron la nariz para ponerle la piedra llamada teoxiuhcapitzalli, se le dio el guante matzopetzli, le colocaron en el tobillo izquierdo el adorno de cuero rojo y lo hicieron calzar las sandalias azules xiuhcactli, ritos todos ellos que formaban parte de esta ceremonia de entronización. Uno de los primero actos de gobierno de Ahuizotl fue la ejecución de los caciques que conspiraron contra la vida de su hermano y antecesor, Tizoc, quien murió prematuramente por envenenamiento. Aquel juicio lo hizo en ell estreno del nuevo templo de Huitzlopochtli que empezó a construirse durante el mandato de Tizoc, tocándole la inauguracion a Ahuizotl. La fecha de la ceremonia de estreno donde Ahuizotl mando a ejecutar traidores y enemigos en la piedra, se calcula fue hacia el año 1487. La ciudad de TENOCHTITLAN congregó una gran multitud de hombres venidos de muchas partes, ya que Ahuizotl había anunciado que sería considerado enemigo aquel que no asistiese a presenciar la ejecución de los asesinos de su hermano.Junto con los conspiradores, según las fuentes escritas, se calcula que una larga fila de entre 4,000 y 20,000 guerreros enemigos fueron ejecutados ese mismo día a la honra de Huitzlopochtli. Tal Ceremonia guerrera, se desarrollo de manera muy especial, desde muy temprano se adorno la gran pirámide, toda de arriba a abajo, con enramadas llenas de flores de todo género. Subido el señor Ahuizotl en la piedra del degolladero, comenzaron los sacerdotes a tocar los caracoles, que atemorizaba las carnes al que oía aquel concierto juntamente con el golpeó de un tambor grande y sonajas e instrumentos de huesos de tortuga y cuernos aserrados. Luego que salió el sol comenzaron a juntar a los que habían de morir. El mismo Ahuizotl parado encima de una piedra, le metía un navajon de obsidiana a sus enemigos y lo sacaba de improviso para mostrarlo a los cuatro rumbos del mundo.

Luego de aquel día donde fue vengado Tizoc, Ahuizotl reanudo las campañas militares que su propio hermano dejara de lado, y se fue a la conquista de la región de Teloloapan, de Cozocaquauhtenanco, Quapilillan, Quetzacuitlapillan y Quauhtla. Logrando vencer en todos ellos, para luego lanzar sus ejércitos contra el poderoso enemigo huexozintca, batalla en la que sobresalió Tetzcatzin, un hermano de Motecuhzuma Ilhuicamina.

Sin embargo, una de las campañas bélicas que más importancia dio a Ahuizotl fue la de Tehuantepec. La guerra en ese lugar se dio porque los pueblos de ahí mataron a unos mercaderes mexicah. No obstante, los reyes mixtecos y zapotecas se pusieron del lado de los criminales y Tenochtitlan no tuvo más remedio que ir a la confrontación que se prolongó durante meses, pues los zapotecos se atrincheraron en la montaña como en su momento lo hicieran los tarascos, quienes tramposamente derrotaron al antiguo Axayacatl, sin embargo, Ahuizotl aprendió de los errores tácticos de su antecesor y asfixió a los zapoteca en lugar de atacarlos frontalmente y al cabo de este tiempo, los zapotecas pidieron celebrar un tratado de paz, en el acuerdo se disponía que Cosijoeza, rey zapoteca, aceptaba en matrimonio a la hija de Ahuizotl llamada Coyolicatzin sellando la alianza entre ambos pueblos.La victoria sobre Tehuantepec y los zapotecas abrió los caminos del sur a los mexicah, quienes extendieron sus dominios hasta la actual Guatemala que está de distancia de 300 leguas. Además de gran guerrero, el señor Ahuizotl se preocupo notablemente por el embellecimiento de la ciudad de Tenochtitlan. Mando construir nuevos templos y palacios, además, al ver qué escaseaba el agua de la laguna, mandó construir un acueducto para traer agua desde Coyoacán, tanto para el uso de los habitantes, como para lograr subir el nivel del lago. El señor de Coyoacán se opuso a esta obra, por tanto Ahuizotl lo mando ejecutar molesto por esa falta de lealtad, pero el condenado antes de su ejecución, maldijo a Ahuizotl prediciendole una gran inundación en la ciudad.La gran obra fue terminada por obreros de Tenochtitlan y Texcoco y para el estreno se organizó una gran fiesta: Una sacerdotisa vestida de Chalchiuhtlicue acompañada por una comitiva siguieron la corriente de agua cuando se abrió el acueducto. Además como parte de la ceremonia un grupo de ancianos lanzaron al canal peces y culebras de la laguna.

Tiempo después la maldición de Tzutzuma antiguo señor de Coyoacán, se hizo realidad: hacia el año 1500 se inundó la ciudad a tal grado que Ahuizotl y su familia tuvieron que refugiarse en lo alto de la teocalli, la gente del pueblo por su parte logro sobrevivir haciendo uso de sus canoas. Durante la escapatoria, Ahuizotl intento cerrar las compuertas del acueducto, pero por accidente recibió un fuerte golpe en la cabeza, misma lesión que tras dos años de complicaciones fueron el motivo de su fallecimiento. Sin embargo, tras el accidente Ahuizotl vivió lo suficiente para lograr remediar los defectos de construcción del acueducto y mando edificar un dique que llegaba hasta Iztapalapa para lo cual fue necesario rediseñar aquella ciudad. Estás obras se vieron aceleradas por el feliz descubrimiento de una cantera de tetzontli, piedra muy útil para la construcción. Así fue el gobierno de este octavo Huei Tlahtoani, quien exponencialmente hizo crecer el comercio y la actividad bélica mexica, mismas que abrieron las rutas hacia la zona sur del continente de dónde la Triple Alianza obtuvo ricos productos como plumas de quetzal, pieles de felinos, piedras preciosa desconocidas, mantas y bellas artes elaboradas con exquisitos materiales. El auge y poderío mexica con Ahuizotl llegó a niveles imperiales muy a pesar de que la poderosa ciudad pese a convertirse en el centro geopolitico de toda Anáhuac, aún con todo ello, renunció al despotismo y conservo sus formas humildes y populares de gobierno gracias a sus sabios señores, quienes pese saberse dueños del Anáhuac por méritos propios nunca se mostraron como tiranos por ser solo siervos del Verdadero Señor de Tenochtitlan que es Huitzilopochtli.

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s