Acamapichtli: “El que empuña las cañas”

Acamapichtli fue el primer Huei Tlahtoani de Tenochtitlan y su mandato duró de 1376 – 1397

Al poco tiempo de establecidos los mexicah en Tenochtitlan dividieron su territorio en 4 grandes barrios o Calpulli, a los que llamaron de la siguiente manera: Mayotla (al sudoeste), Teopan Zoquipam (al sudeste), Cuepopan (al noroeste) y Atzacualco (al noreste), con el tiempo y cuando la población aumento, cada región se fue subdividiendo en varios barrios internos hasta alcanzar la cantidad de 20 en total. Sin embargo, a los trece años de fundada la ciudad de Mexico-Tenochtitlan, se produjo una división imprevista entre los mexicah, pue parte de ellos, se separaron y se establecieron en la isla norte del lago, a la que se dio nombre de Tlaltelolco “arena amontonada”, allí quedaron las personas que sobrepusieron las riquezas derivadas del comercio a las riquezas originadas de la siembra y cosecha de los propios alimentos. No obstante, a partir de ese momento, los planes de la gran Ciudad-Estado cambiaron, pues ya había dos urbes mexica: Tenochtitlan y Tlaltelolco. Para cuando se reestableció la calma, los mexicah acordaron nombrar a un gran Señor Único a semejanza de Texcoco y los viejos sabios que eligieron en los tiempos de la guerra Chapultepec a Huitzilihuitl el Viejo como su caudillo, dijeron ante el Senado o Consejo:

“Elijamos a un Señor que a los de Tlatelulco y a nosotros nos tenga sujetos, y de esta manera se excusaran estos sobresaltos e inconvenientes que puedan seguir dando diferencias entre nosotros, y si os parece no sea de nuestra congregación, sino traigámoslo de fuera pues esta Azcaputzalco tan cerca y estamos en sus tierras, o sino que sea tolteca de Culhuacan o de la provincia de Texcoco”.

El Consejo escucho la sugerencia de los ancianos y se fijó en la persona del honorable Acamapichtli, quien fue solicitado al Señor de Culhuacan con estas palabras:“Gran Señor, nosotros tus siervos y vasallos los mexicanos, metidos y encerrados entre espadañas y carrizales de la laguna, solos y desamparados de todas las naciones, encaminados solamente por nuestro divino Huitzilopochtli al sitio donde ahora estamos, que esta en la jurisdicción de tu reino y de Azcaputzalco y de Texcuco, con todo eso, ya que nos habéis permitido entrar a él, no será justo que estemos sin Señor y cabeza que nos mande, corrija, guie y enseñe en nuestro modo de vivir y nos defienda y ampare de nuestros enemigos. Por tanto, acudimos a ti, sabiendo que entre nosotros hay hijos de vuestro linaje tolteca emparentada con la nuestra, salidos de nuestras entrañas y de las vuestras, sangre nuestra y vuestra: destos tenemos noticia de un nieto tuyo y nuestro llamado Acamapichtli; suplicándote nos los des por Señor de Mexico, al cual estimaremos en lo que el merece, pues es la línea de los señores mexicanos y toltecas”De ese modo, los mexicah eligieron con la venia de Culhuacan a Acamapichtli “el que empuña cañas” como su primer Huei Tlahtoani o Gran Señor, al ser hijo de Huitzilihuitl el Viejo y de una princesa de Culhuacan llamada Atotoztli. El joven Acamapichtli acepto su designación aceptando la sujeción y vasallaje de Azcaputzalco, sin embargo, el nombramiento suyo no fue reconocido ni tomado en cuenta por los separatistas de Tlatelolco. Por el contrario, al enterarse de la decisión de los Tenochtitlan, envidiosos pidieron a Tezozomoc Señor de Azcapotzalco, que les enviasea a uno de sus hijos para que los gobernara. El enviado por Tezozomoc para ocupar el trono de los comerciantes de Tlatelolco fue Teotlahuac, quien solo reino por 40 dias y al cabo de ese breve tiempo, lo sucedió otro hijo del despótico Tezozomoc, un príncipe llamada Cuauhcuauhpitzahuac, quien es reconocido por la historia como el verdadero primer Señor de Tlaltelolco. No obstante, nada pudo impedir que Acamapichtli llegara a Tenochtitlan como su nuevo Señor y fue recibido por el Consejo de ancianos con las siguientes palabras:

“Hijo nuestro, Señor nuestro, seas bien llegado a esta tu pobre casa y ciudad, entre estos carrizales y espadañas donde los pobres de tus abuelos, padres y parientes los mexicanos padecen los que el Creador sabe. Mira Señor, que vienes a ser amparo y sombra y abrigo de esta nación mexicana por ser tú la semejanza de nuestro Señor Huitzilopochtli, por cuya causa se te da el mando de esta nación”

Al momento de su elección, Acampichtli era soltero, por lo que los mexicah decidieron buscarle una esposa. Con ese fin resolvieron que se casara con una mujer de otros reinos para tener posibilidad de extender sus dominios. Primero la buscaron entre los de Tacuba, luego en Texcoco y Azcapotzalco pero no obtuvieron respuestas favorables hasta que llegaron a Coatlinchan, donde el Señor de ese lugar oyo las peticiones de los mexicah y les otorgo a su hija Ylancueitl, pero aquello parecía haber sido una trampa, pues la doncella se supo después era estéril y al no tener descendencia se quiso imponer como la reina de Tenochtitlan, lo cual causo descontento entre los mexicah quienes resolvieron que le daría cada miembro del Consejo una hija por mujer a Acamapichtli. Fue de esa manera que Acamapichtli quedo casado con las hijas de Acacitli, Tezacatetl, Ahuexotl, Ocelopan, Tenoch y Aatl, de donde surgieron los grandes linajes de los futuros Señores de Tenochtitlan.De ahí empezó el recelo de Azcapotzalco contra los mexicah, al ver que estos ya habían elegido señor y que sus sucesores estarían dentro de las familias tenochcas por los hijos que todas esas doncellas mexicah le dieron al mismo Huei Tlahtoani. A partir de entonces los tributos y exigencias de Tezozomoc y los tecpanecas en contra de los mexicah fueron cada vez más exageradas y pesadas hasta que años después estallo la rebelión mexica contra Azcapotzalco, con Itzcoatl a la cabeza, siendo hijo el de Acamapichtli y una esclava de Tezozomoc.

El gobierno de Acamapichtli fue el inicio de la grandeza que estaba por venir para Tenochtitlan, pues la mayor preocupación de este primer Huei Tlahtoani no fue el formar ejércitos sino embellecer la hasta ahora humilde ciudad, con la construcción de calzadas, canales y puentes, que dieron a Tenochtitlan una mejor funcionalidad a la par que la ciencia y las artes comenzaban a desarrollarse por un camino propio. Como haya sido, el gobierno de Acamapichtli fue de gran trascendencia para la historia de Mexico-Tenochtitlan pues a el correspondió poner las bases de lo que llegaría a ser una de las Civilizaciones más grandes e importantes del mundo.

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s