Manifiesto de la Tenochcayotl

Hoy día 1-Muerte consagrado al Señor celeste Tezcatlipoca, 20 de noviembre de 2020, fecha del 110° Aniversario de la Revolución Mexicana y día de la sagrada ceremonia astronómica de Tlacoquecholli en la que hace cuatro años fue levantada nuestra Pantli-Estandarte del Calpulli Pueblo de la Luna. Ante los mas de 26,000 nuevos mexicah que nos siguen y escuchan relanzamos nuestro movimiento mexicanista con mas fuerza, voluntad, valentía, sapiencia y pundonor que nunca antes, aquí y ahora bajo el sagrado y velado nombre de TENOCHCAYOTL: el arte de volverse merecedor de habitar en Mexico-Tenochtitlan.

Aquí nuestro Manifiesto que constituye un esfuerzo más para enaltecer nuestra muy Respetable Forma de Vida Mexica y Nuestro Venerable Conocimiento ancestral de todo Cem-Anahuac, es decir, de toda la gloriosa América. Desde aquí, desde la Gran Tollan-Tenochtitlan, “Nuestra Blanca Ciudad a mitad de las aguas donde permanecen de pie los hombres”, dirigimos un saludo de paz a los seres visibles e invisibles que habitan los Cuatro Rumbos del Universo, invocamos al Corazón del Universo que es Huehueteotl el Fuego Original, invocamos al Corazón del Cielo que es Tonatiuh el Sol, invocamos al Corazón de la Tierra que es Tlayolli el preciado Maíz, pero sobre todo invocamos al Corazón de los Hombres que es Huitzilopochtli, la Fuerza de Voluntad. Nosotros desde esta tierra tenochca, les decimos a nuestros Abuelos Toltecas, a nuestros Hermanos Mexica, a nuestros Hermanos Mayas, a nuestros Hermanos Incas, a Nuestros Hermanos del Norte Chichimeca y a las Razas Humanas que son los Cuatro Colores del Maíz, Blanco, Rojo, Negro y Amarillo, que aquí y ahora:

“No es que nosotros vengamos a rescatar la antigua sabiduría de los pueblos de Anahuac, es todo lo contrario… la antigua sabiduría de Anahuac es la que NOS ESTA RESCATANDO”

¿Por qué AFIRMAMOS esto?, porque nuestro mundo pos-moderno depredador de los recursos naturales, generador de poblaciones consumistas e individualistas, promotor de la tiranía de la usura y el interés económico, auspiciador de vicios denigrantes, inmoralidad intelectual y actos decadentes; simple y sencillamente va en caída libre hacia el abismo, pues nuestras sociedades ACTUALES, enajenadas y alienadas desde la Invasión de América en el Siglo XVI se han ido apartando paulatinamente de LO NATURAL, DE LO HUMANO, DE LO TRASCENDENTE.

Este es un llamado a “abrir los ojos”, para ver la realidad innegable de nuestras comunidades en retroceso moral, espiritual y mental, producto de la obtusa política globalista, que no es otra cosa, que el irrespeto a la libre autodeterminación de los pueblos del mundo. Pero también, esta transmisión es un llamado a “cerrar los ojos” para volcarnos hacia nuestra realidad interior, para mirar hacia adentro de nosotros mismos y ahí encontrar las respuestas urgentes a esta crisis mundial, respuestas que están sembradas en el inconsciente colectivo, en la memoria genética de nuestra gente americana, descendientes en menor o mayor grado de ALTAS CULTURAS BENEFACTORAS DEL GENERO HUMANO como lo fueron los pueblos de América. En cada uno de nosotros hay “un pedazo del mapa”, reunámonos en conformidad y concordia y JUNTEMOS las piezas que cada uno trae consigo, nadie debe quedar fuera de este gran proyecto continental por el rescate de nuestros saberes, costumbres, normas, leyes, creencias y obligaciones ancestrales.

A título personal, NOSOTROS LOS MOCTEZUMA venimos hasta sus excelentísimas presencias en nombre del pueblo tenochca, del pueblo de Tenochtitlan, del pueblo de la antigua y luminosa ciudad “donde se posan las aguilas y se yerguen los jaguares”, somos los mexicanistas del Valle y Cuenca de Anahuac, los nacidos en la Ciudad de México que se desplanta sobre los cimientos del Templo Mayor mexica, somos humildes descendientes del Gran Señor Motecuhzoma Xocoyotzin, el noveno Huei Tlahtoani de Mexico-Tenochtitlan, pues el apellido “Moctezuma” de nuestra HERMANDAD viene de familia honorable, de la familia “Moctezuma de Chilapa”, línea de sangre directa del Señor Huanitzin y Juana de Alvarado, hermana del célebre redentor mexicano Hernando Alvarado Tezozomoc, escritor de la genealogía y apología mexica de la Crónica Mexicayotl de 1598, ambos hijos de la cihuapilli Francisca (Citlalli) Moctezuma y nietos del segundo Moctezuma de la era mexica, el Magnifico Xocoyotzin, el último hombre del México Ancestral en encender el Fuego Nuevo Sagrado de cada siglo nahua de 52 años, en la Magna Ceremonia del Toxuihmolpilli del año 1507 en la cima del Cerro Huizachtepetl, hoy Cerro de la Estrella.

Con estas referencias y sustentándonos en nuestra labor en pos de los mas elevados Saberes Ancestrales, trabajo sincero y esforzado que nuestra Hermandad ha llevado a cabo, sin pausas y durante años, al frente de la organización ancestralista Pueblo de la Luna y de la Fundación “Casa Moctezuma”, nosotros les aseguramos honorables miembros de este Calpulli de 26,000 guerreros, que el “Pasado es el Futuro”, que nuestros Viejos Maestros nos legaron la concepción esférica del Tiempo Universal, donde todo retorna, donde lo que alguna vez fue, también es y será… y quien sabe llevar el registro de los días, sabe también que el tiempo de retomar el antiguo sendero ya llego. Hoy Siglo XXI, nos declaramos: no como los últimos mexicah y anahuacas del ayer, sino como los Primeros del Nuevo Sol. Somos la generación que nació en la bisagra de los tiempos, entre un mundo romanizado e imperialista que se auto-extingue y entre un mundo futuro basado en el glorioso pasado y que clama por nacer.

Al igual que muchas otras grandes culturas de América, caso prodigioso la maya o la incaica, la Gran Tenochtitlan NO fue una sociedad fracasada, no fue una sociedad que colapsó por ineficaz o falta de méritos, al contrario, la historia nos enseña que al igual que la refulgente Atenas del Viejo Mundo, nuestra Tenochtitlan fue una sociedad truncada a sangre y fuego, fue invadida por hostiles extranjeros, desbaratada por un inmerecido genocidio que la eclipso en el MOMENTO MAS ALTO de su desarrollo intelectual, científico, artístico y económico, en pocas palabras, nuestro Mexico-Tenochtitlan es el águila que cayó al suelo de cara al sol, no por no saber volar, sino porque una mano traidora y bandida le flecho e hirió de muerte en el momento mas encumbrado de su ascendente vuelo… por tanto, es justo y menester, haciendo justicia a la historia humana que retomemos las cosas como quedaron antes del 13 de agosto de 1521, día de la consumación de la invasión occidental a Tenochtitlan, y tomemos como base y ejemplo a esa antigua y sabia sociedad para que utilicemos lo que nos sirva de ella y mejoremos lo que se quedo pendiente, para construir una sociedad futura basada en los Cuatro Principios que rigieron al Anahuac de Ce Acatl, Nezahualcoyotl, Pakal el Grande y Moctezuma. Estos cuatro pilares son:

Cosmocracia, Meritocracia, Calpucracia y Cronocracia.

Todos estos cuatro, son términos VANGUARDISTAS y lícitos para definir en toda su extensión la filosofía, ley, ciencia y espiritualidad de la portentosa Toltecayotl y de la edificante Mexicayotl-Tenochcayotl de nuestros ancestros. Me permito a continuación, ahondar acerca del significado y utilidad de estos “cuatro pilares” que sustentan nuestro Proyecto de Nación y Comunidad Continental, para que se vayan tomando estas palabras como los Ejes rectores y Hoja de ruta de esta, nuestra noble empresa por refundar el Anahuac y levantar de su letargo a la milenaria América y su bastión cultural y racial que es la gloriosa nación mexicana.

Ce) Cosmocracia!

Cosmocracia es la forma de comportamiento de toda sociedad humana OBSERVADORA de LAS LEYES NATURALES y UNIVERSALES, un modelo de sociedad armonizado con el ecosistema, como el que desarrolló durante al menos 5 milenos la Civilización de Anahuac y a la postre Mexico-Tenochtitlan; es decir, eran las fuerzas universales, los patrones de la naturaleza, sus formas, su geometría, sus ciclos y la conducta y jerarquización de las especies animales y vegetales más evolucionadas, los que sirvieron de ejemplo a nuestros ancestros para organizar una sociedad ACORDE A LO NATURAL y que sirviera de “reflejo al Universo”, muestra de ello, es como sus ciudades y sus trazas estaban apegadas a la evolución y curso de los astros en el firmamento diurno y nocturno; orientadas astronómicamente para fungir como lugar de desarrollo humano pleno en base a los ritmos y marcadores naturales.

Ome) Meritocracia!

Por Meritocracia debemos entender, aquel sistema de valores, reglas, normas, códigos morales y éticos apegados a las Leyes Fundamentales del Universo e inalienables a la naturaleza humana, mismos que establecían los tipos de reconocimientos y castigos, el mecanismo de ascenso o descenso en la escala social de un individuo basado en el cumplimiento o desobediencia de estos preceptos inalterables de la Creación. Nadie podía ocupar altos cargos dentro de la sociedad mexica, sino era en base a sus méritos personales, ya fuera por su valentía en la batalla o por su obra prolífica en tiempos de paz, acompañado de una probada reputación como benefactor de su comunidad. La Meritocracia es contraria al nepotismo, abuso de poder, compra de favores o favoritismos desde el poder, en Tenochtitlan no era el dinero, ni las riquezas materiales, ni las influencias personales lo que determinaba quienes ocupaban los puestos de gobierno local y regional, era el historial del ciudadano, el respeto a su linaje, su acervo de méritos, su caudal de conocimientos y su nivel de compromiso para con el BIEN COMUN lo que determinaba su estatus dentro de la sociedad. Las máximas figuras del gobierno mexica eran el Huei Tlahtoani (el ejecutivo) y el Cihuacoatl (el juez) quienes a su vez eran elegidos por un Senado o Consejo representativo emanado de las bases populares. La gente tenía en retribución prosperidad económica y honores en la medida que los daba de vuelta a la sociedad, nadie tenia mas de lo que merecía o lo que podía dar acambio y la Ley máxima era el trabajo y la disciplina.

Yei) Calpucracia!

La Calpucracia es la forma de organización política que desarrollaron nuestros pueblos de Anahuac, es decir, el COLECTIVISMO, donde todos los integrantes de una comunidad o barrio (CALPULLI), podían ser candidatos a ser elegidos como representantes ante la el Supremo Consejo y a su vez, se encargaban de hacer valer los derechos y obligaciones de los miembros de su comunidad. La propiedad de la tierra era colectiva, cada persona y familia tenia derecho a una parte de la misma para sembrar sus propios alimentos y compartir el excedente con el resto de la comunidad o nación a través de las adunas de acopio como lo fue la Ciudad-Mercado de Tlatelolco. A quienes no labraban su pedazo de tierra o no hacían valer sus herramientas de trabajo u oficios heredados, se les recogía y se transmitían dichos beneficios a otra persona apta o necesitada de la misma comunidad. Así todos trabajaban en torno al BIEN COMUN y todos los involucrados eran dueños de la parte proporcional de la bonanza y recaudación global. Solo moría de hambre, aquel que no quería sembrar para el mismo y los demás, y solo vivía sin techo y a la intemperie, aquel que no supiera vivir en comunidad. Todas las personas activas y productivas dentro del Calpulli tenían derecho a casa, alimento, familia, educación y protección del Estado mexica.

Nahui) Cronocracia!

Finalmente, la Cronocracia es regir los tiempos de la vida humana, desde su parte elemental que es el individuo hasta las grandes poblaciones, en base a los tiempos cósmicos, y entiéndase por “tiempos cósmicos”, aquellos anualizados como son las posiciones del Sol (conocidos hoy día como pasos cenitales, solsticios y equinoccios) los ciclos del temporal de la lluvia y del ciclo agrícola del maíz, hasta llegar a ciclos aún mayores, como son la precesión de los cielos, los ciclos sinódicos de los planetas, todos ellos contenidos y plasmados dentro la magnifica herramienta temporo-espacial que supuso la creación del Xiuhpohualli y el Tonalpohualli, la cuenta astronómica y humana que conforman el Calendario Azteca o Mexica, conformado desde su parte más básica por veintenas y trecenas de días, hasta la sucesión de periodos mas largos como son el ciclo nahua de cada 52 años, Toxuihmolpilli, o las Eras Humanas llamadas Soles, en grupos de 5,2oo años hasta completar una revolución del firmamento al cabo de 26,ooo años. Así la humanidad se SINCRONIZABA a los astros y a la Naturaleza y NUNCA iba en sentido contrario, por delante o por detrás de la realidad universal.

Podríamos seguir acumulando letras que constaten lo muy ordenado, adelantado, humano, sabio y limpio que fue el gobierno mexica ilustrando la magnitud del Estado de legalidad y justicia en la que vivían todos los ciudadanos de la vieja Confederación de Anahuac o Triple Alianza, pero las fuentes escritas y orales ya hablan de ello, con estas palabras cerremos este Manifiesto, asentando que aquí estamos los nuevos mexicanos, los renacidos “hombres y mujeres DE MAÍZ” del siglo XXI que han venido a poner las manos y el corazón para levantar esta “milpa caída” que es nuestra querida Anahuac y América.

Solicitamos al los mexicanos orgullosos de sus raíces y origen, su fuerza en préstamo para refundar Anahuac, nuestra ancestral nación. Pero sobre todo, hacemos un llamado a que vivamos no a la imagen de los Antiguos, sino a la gloria de ellos, es decir, mejorando su legado y sabiéndolo articular a este mundo pos-moderno carente de “rostro y corazón” en franca decadencia.

A los valerosos que sigan nuestro movimiento Tenochcayotl les pedimos guardar estos Cuatro Preceptos Cósmicos arriba descritos y atesorar estos cuatro principios morales para recobrar el camino virtuoso que anduvieron quienes nos antecedieron en estas tierras:

Mexicano del siglo XXI, este es el camino, atiende esta exhortación:

Si sientes respeto por el sabio Nezahualcoyotl, procura ser más sabio que él.

Si sientes respeto por el idealista Motecuhzoma, procura ser más altruista que él.

Si sientes respeto por el leal defensor Cuitlahuac, procura ser más valiente que él.

Y si sientes respeto por el inquebrantable Cuauhtemoc, entonces… ¡ganemos la batalla contra la Oscuridad que le tocó perder a él!

¡Que Viva América, que Viva México y nuestra MADRE PATRIA AZTLAN!

Pues como reza el viejo adagio tenochca, pronunciado a los Cuatro Rumbos del Universo cada 52 años en el “Funeral-Nacimiento” del Tiempo Cósmico:

“In quexquichcauh maniz Cemanahuatl aic pollihuiz in itenyo in itauhca in Mexico Tenochtitlan”

Mientras permanezca el mundo no acabara, no terminara la fama y gloria de Mexico-Tenochtitlan”.

Es cuanto. Ometeotl

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s