“Tlaxcala” es un invento de la Nueva España

Hay muchas mentiras y grandes manipulaciones en torno a nuestro pasado nacional y una de ellas concierne a los proscritos indios aliados de Hernan Cortes, propiamente nos referimos a la “existencia artificial de Tlaxcala” que a diferencia de lo que muchos creen no es una ciudad ancestral ni pertenece a la lista de pueblos ORIGINALES del Anáhuac como intenta hacer creer la propaganda eurocentrista y anti-mexicana, pues antes del fatídico años 1521 ahí, detrás de los volcanes Popocatepetl e Iztaccihuatl, solo había 4 cabeceras o reinos “teochichimecas” y ninguno se llamaba Tlaxcala, esos asentamientos semi-salvajes y practicantes de hechicería eran Tepeticpac, Ocotelulco, Tizatlan y Quiahuiztlan, cuatro reinos menores y sin relevancia que por su “buena disposición” a propagar el catolicismo en tierras mexicanas se ganaron el favor del Papa romano Clemente VII quien “en agradecimiento” en el año 1525 ordeno fusionar a esas 4 provincias aliadas en UNA SOLA CIUDAD que a partir de entonces se llamaría oficialmente TLAXCALA.

Quizás este dato cierto ofrecido lineas arriba, resulte una noticia decepcionante para los adversarios de Mexico-Tenochtitlan siempre empeñados en opacar la gloria y fama de la ultima “Gran Tollan” de Anahuac, pero no es nuestra intención hacerlos sentir mal, únicamente nos mueve nuestro deber de bien informar al pueblo mexicano y basados en el rigor histórico y los códices prehispánicos es una certeza total que Tlaxcala es una ciudad que apareció ya en la época del Virreinato y NO EXISTÍA antes de 1521, por tanto, Tlaxcala como tal es un legado hispanista y no anahuaca; sin embargo, somos abiertos al debate (por no decir que nos encanta) y quien no esté de acuerdo con esta VERDAD que afirma que Tlaxcala es un INVENTO de la Nueva España, lo invitamos a que compruebe lo contrario usando fuentes precoloniales fidedignas.

Redondeemos esta publicación desmontado otros populares mitos acerca del engendro Tlaxcala, mismos que enlistamos a continuación no sin antes hacer una aclaración en el sentido de que la moderna denominación “tlaxcalteca” no es mas que un sustituto de lo que en las fuentes, los hispanos nombraban “teochichimecas” o “huexotzincas” para los mexicah:

1) ¿Los “tlaxcaltecas” traicionaron a los mexicah?

La respuesta es un rotundo NO. Los tlaxcaltecas NUNCA fueron aliados o un pueblo hermano de Tenochtitlan, por tanto, no es posible hablar de una traición hacia los mexicah por parte de los tlaxcaltecas, lo que si es CIERTO es que los tlaxcaltecas TRAICIONARON AL ANAHUAC, pues siendo parte de la gran etnia de Mesoamerica, eligieron anteponer los intereses de Europa por encima de los pueblos de América. Imaginar por un momento, como los europeos habrían visto a los españoles si en una hipotética realidad estos últimos hubiesen ayudado a los tlaxcaltecas (un invasor extranjero venido de America) para dominar a Europa completa cambio de que los apoyaran a derrotar a su rival regional Inglaterra; obviamente no podríamos decir que en esa hipotética realidad los españoles hubiesen traicionado a los ingleses, pues era obvio que ambos pueblos no eran aliados, sin embargo, el resto de los europeos con justa razón habrían acusado de TRAIDORES a los españoles quienes llevaron su guerra egoísta contra Inglaterra a aceptar la ayuda del invasor americano Tlaxcala para someter a toda Europa y con ello arrastrar a todo el continente a la destrucción de sus pueblos originarios que no eran CULPABLES de la ambición de España.

2) ¿Los tlaxcaltecas vivian oprimidos por los mexicah?

En este caso, la descripción correcta es que los mexicah mantenían a raya o NEUTRALIZADOS al numeroso grupo de los pueblos chichimecas de los cuales formaban parte los tlaxcaltecas (“teochichimecas”). Muchos sin saber o aprovechándose de la ignorancia de las personas, culpan a los mexicah del ambiente de hostilidad que prevaleció en Anahuac antes de la llegada del invasor europeo, pero lo cierto es que basados en los registros históricos, fueron los tlaxcaltecas quienes COMENZARON LA GUERRA, cuando se aventuraron a lanzar una invasión contra los texcocanos o acolhuas para arrebatarles sus fértiles tierras junto al gran lago, es en ese punto crucial de la historia cuando entra en la guerra Tenochtitlan, quien intervino para defender a su civilizado aliado Acolhuacan-Texcoco de las agresiones y masacres que las brutales hordas teochichimecas cometían en las tierras de Xolotl, Quinantzin y Nezahualcoyotl. Al paso de las décadas, la guerra interna mesoamericana que desataron los bárbaros tlaxcaltecas fue poco a poco, inclinándose a favor de los mexicah-tenochcah, a base de disciplina y valor, fue la manera en la que los minoritarios guerreros aguila y jaguar de Tenochtitlan, se sobrepusieron a la abrumadora superioridad numérica de los aguerridos teochichimecas y fue solo hasta los años cuando llego Hernan Cortes al Anahuac, que Tenochtitlan ya tenia prácticamente la guerra domestica resuelta y sofocados en una burbuja a los hostiles tlaxcaltecas, lo cual, a los ojos desinformados del europeo le pareció ver que era Tenochtilan quien “tenia sometidos bajo un yugo de terror a las débiles victimas tlaxcaltecas” cuando la realidad era todo lo contrario, pues era la diplomática Tenochtitlan quien para 1519 ya había logrado al fin, contener en una “bolsa segura” a los incorregibles y renegados tlaxcaltecas.

3) ¿Los tlaxcaltecas se unieron a los españoles para liberarse de los mexicah?

De todas las patrañas colonialistas que intentan exculpar y justificar la deleznable actitud servil y desleal al Anahuac de los tlaxcaltecas es justamente este tercer mito el mas INSULTANTE de todos y la explicación es muy simple, si los tlaxcaltecas únicamente querían obtener su “libertad” y por ello cedieron a hacer un “pacto con el diablo” (es decir, Hernan Cortes) para crear una alianza en contra los “opresores tiranos” mexicah, entonces, una vez que la gran Tenochtitlan fue derrotada por el dúo hispano-tlaxcalteca esta alianza se hubiera disuelto de forma natural, pero sabemos que eso no paso, al contrario, la alianza vergonzosa entre invasores extranjeros y traidores internos se afianzo y la mejor muestra de ello, es que Tlaxcala acepto a la postre fungir como sicario o pueblo MERCENARIO de los españoles quienes sabedores de la crueldad tlaxcalteca los llevaron hasta Aridoamerica para EXTERMINAR a los pueblos del Norte con la intención de robarles sus tierras ricas en plata o mas aun, no contentos con ello, los tlaxcaltecas viajaron junto con los españoles por los Siete Mares del mundo para asaltar a pueblos de otros continentes y es por ello, que Tlaxcala ayudo a someter a los pacíficos pueblos de Filipinas en Asia… Increíble!!! no sabíamos que los Filipinos habían tenido también sometidos a los tlaxcaltecas y estos con ayuda de los hispanos viajaron hasta el lejano sudeste asiatico para “luchar por su libertad” (!!!)

Sirva la presente para aportar a la Sabia Verdad y dejar en claro al publico mexicanista que la “victimización de Tlaxcala” y su “supuesto origen ancestral” son dos de las patrañas favoritas de los eurocentristas. Pero, hagamos una pausa, quizás a estas alturas del ensayo, algunos acomplejados o subnormales detractores tomen de manera personal este trabajo, pero queremos ser MUY CLAROS, en este y todos nuestros demás escritos, cada vez que mencionamos la palabra “Tlaxcala” o “España” NO nos estamos refiriendo a sus poblaciones actuales (que muchas veces ni siquiera son oriundos de esas regiones sino hijos de gente que inmigro hace tiempo). Nosotros nos referimos por “Tlaxcala” al lastre colonial que autorizo una CIUDAD CON PRIVILEGIOS para las poblaciones semi-salvajes renegados de la Toltecayotl y practicantes de hechicería que se asentaron atrás de los volcanes en la época prehispánica y que a la postre dada su baja naturaleza se aliaron al invasor europeo; esa es una, pero para el caso donde citamos la palabra “España” nos referimos a su RETROGRADA MONARQUÍA y a sus lacayos que vinieron a matar, robar, violar y destruir hace 500 años. No se valen aludidos gratuitos en esta pagina, enviamos un saludo de paz a los ACTUALES tlaxcaltecas y españoles, que tomen con serenidad y sapiencia nuestras letras. Gente de bien y de razón hay en todos lados (… a esa estamos buscando).

Una vez asentada la anterior oportuna aclaración, cerremos este trabajo ofrendado a la gloria de Anahuac, con la siguiente cita recogida en las fuentes, misma que describe con horror y dolor la manera en que los “inocentes y oprimidos” tlaxcaltecas trataron a LOS MEXICAH, los ORIGINARIOS SEÑORES DEL ANAHUAC, una vez que con la ayuda ilícita del invasor europeo lograron enterrar a la Gran Tollan-Tenochtitlan… sobran adjetivos para describir esta traición no solo al Anahuac, sino a la Humanidad entera, que fue privada de los saberes milenarios que resguardaba el México Antiguo y que parecen perdidos a causa de la ambición desmedida de un pueblo oscuro que en su camino encontró un fortuito poder inmerecido:

“… (cuando los mexicanos fueron rendidos) los españoles habían preveido ocupar las calles para estorbar que sus amigos (tlaxcaltecas) no matasen a aquellos tristes mexicanos que salían de sus refugios… Pero era tanta la mortandad que en ellos se hizo por el lago y por la tierra, que aquel dia se mataron y se prendieron mas de cuarenta mil animas; y tanta la grita y lloro de los niños y mujeres mexicanas, que no habia pero no habia persona a quien no quebrantase el corazon, ya los españoles tenian mas que hacer que estorbar a sus amigos indios para que no matasen ni hiciesen tanta crueldad contra los mexicanos… la cual crueldad nunca en generación tan dura se vio, ni tan fuera de toda orden de naturaleza como en los naturales de estas partes, pero los españoles nada pudieron hacer porque eran apenas 900 y los crueles indios aliados mas de ciento cuarenta mil hombres… y hubo aquella noche (13 de agosto de 1521) para los tlaxcaltecas gran banquete de piernas y brazos de la gente que desmembraron en Tenochtitlan”

#AlEurocentrismoLeDueleEsto

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s