Tlaxcala: de mandona a entenada de México

Si hubo dos pueblos que se beneficiaron grandemente y de forma inmediata por la Invasión y saqueo del Anahuac y en particular de la “Caída de Tenochtitlan”, esos pueblos fueron el español y el tlaxcalteca, pues gracias a la bonanza y botín que supuso la mal llamada “Conquista de México” fue el medio que abrió camino para que tanto Tlaxcala como España pudieran nacer oficialmente como Estados o Países legalmente constituidos, pues antes de ello no eran mas que territorios fragmentados en reinos minúsculos.

Apegados a la Sabia Razón y a la Verdad Histórica, se sabe que antes del crucial año de 1521, año de la consumación de la invasión al centro de la gran Confederación de Mexico-Tenochtitlan, en realidad Tlaxcala y España no existían como naciones legalmente constituidas o territorios que figuraran bajo esos nombres en los mapas oficiales de antes de 1521, pues en ambos casos, Tlaxcala y España se trataban de regiones culturales donde solo se hallaban grupúsculos de reinos menores que aun se encontraban en proceso de unificación y consolidación. En el caso español o en lo que hoy se conoce como el “país España”, para 1521 no existía tal entidad política o pais en la Península Ibérica, la cual solo albergaba oficialmente a los Reinos-Estados de Castilla y Leon, Navarra, Aragon y Granada; y para el caso Tlaxcalteca era idéntico al ibérico, pues para el año en que el tlahtoani mexica Cuauhtemoc fue capturado por los invasores católicos, en la hoy conocida región detrás los volcanes Popocatepetl e Iztaccihuatl no existía tal cosa llamada “Tlaxcala”, sino únicamente 4 reinos despóticos o cabeceras separadas e independientes una de la otra, como lo fueron Tepeticpac, Ocotelulco, Tizatlan y Quiahuiztlan.

De tal suerte, podemos afirmar lícitamente que fue gracias al enorme poder político, militar y económico que tanto españoles como tlaxcaltecas obtuvieron a inicios del siglo XVI, luego de imponerse a sangre y fuego sobre los pueblos de la antigua Anahuac, que ambos aliados contra la Toltecayotl de Tula y la Mexicayotl de Tenochtitlan, lograron unificar y consolidar como “Estado Únicos” sus respectivos territorios antes fragmentados; de ese modo, en el año 1525 se fundo Tlaxcala y tres años después en 1528 quedo fundado LEGALMENTE, lo que hoy conocemos como España. Siendo mas explícitos, podemos narrar los sucesos de la fundación de Tlaxcala y su aliada España de la siguiente forma:

  1. Al morir su padre en 1516, (el afamado Felipe I de Habsburgo, apodado “el Hermoso”) el joven Carlos heredo aparte del “Sacro Imperio Romano Germánico” también a los “reinos ibéricos” de su progenitor, quien se había hecho de ellos, al casarse con Juana de Castilla (llamada también “la Loca”) la hija heredera del matrimonio de Fernando II e Isabel I, los “Reyes Católicos” (NO reyes de España). Tiempo después de la muerte de su padre, y ante la imposibilidad de su madre (Juana) de reinar al estar incapacitada por padecimientos mentales, Carlos juro EXCLUSIVAMENTE como “Rey de Castilla y de Aragón” en 1518 y no fue sino hasta el 16 de mayo de 1528 que juro en Valencia como “REY DE ESPAÑA” ostentado así el título de “Carlos I de España”, día en que se puede decir nació realmente España al entronar oficialmente al PRIMER REY ESPAÑOL DE SU HISTORIA en la figura del germano Carlos, logrando así unificar oficialmente en una sola monarquía a las coronas de Castilla, León, Aragón y Navarra (la totalidad de la actual España).
  2. Por su parte, el 3 de octubre de 1525, el Papa Clemente VII ordenó la fundación de Tlaxcala bajo un decreto papal, con lo cual quedo resuelto gracias al apoyo del gobierno usurpador novohispano la unificación de las cuatro cabeceras o provincias que constituían durante la epoca precolonial el actual territorio de la Ciudad de Tlaxcala de Xicohtencatl, la cual tambien tuvo otros nombres durante el Virreinato como son “Tlaxcala de Nuestra Señora de la Asunción” o “Santa María de la Nueva Tlaxcala”

Clarificando las cosas con apoyo de fuentes históricas, solo resta puntualizar que España y Tlaxcala nacieron de las cenizas de Mexico-Tenochtitlan y desde entonces han compartido una historia en común, pues desde que pueblo del ciego Xicohtencatl el viejo, renegado de Anahuac, entró en contacto con el mundo hispano ante la llegada de Cortes en marzo de 1519, hubo una identificación plena entre ambos pueblos que no se caracterizaban por logros científicos o artisticos sino solo militares, compartiendo la inclinación a practicar la NECROMANCIA o idolatrar muertos y a tener por gobiernos la tiránica sucesión dinástica de padres a hijos, en lugar de una Aristocracia llena de gobernantes ascendidos por merito personal, como fue el caso mexica: el enemigo natural de ambos pueblos idolatras en esencia y que juntaron sus fuerzas en una alianza trasatlántica (no para el progreso compartido entre razas humanas como Moctezuma intento pactar) sino para incendiar al mundo al llevar la fe oscurantista de la “gran ramera” Roma por los 7 Mares, FE CONTRARIA a la de Mexico-Tenochtitlan, donde estaba prohibido elevar a categoría de “dioses” a los hombres muertos (solo se permitía tener los títulos de la Divinidad en vida para quienes encarnaran tal esencia con sus actos). No obstante, es evidente que el catolicismo fascino a los tlaxcaltecas quienes a partir de aquel momento del encuentro entre el Viejo y el nuevo Mundo, congeniaran con la ajena idea de tomar por dioses a los Papas romanos y lideres de la Iglesia fallecidos, mismos a los que la secta del hispanismo internacional gusta de llamar “santos y vírgenes”.

Quede aquí constancia, que este dúo invasor hispano-tlaxcalteca era cosa inevitable, tarde o temprano habrían de caminar juntos, pues ambos pueblos representaban lo peor de sus respectivos continentes, nacieron siendo el uno para el otro y aunque su mala obra aun perdura, su vieja victoria NO constituyo el “fin del mundo” sino ÚNICAMENTE la interrupción del glorioso Anahuac, el cual tuvo que transitar por una larga noche de 500 años que justo en este siglo XXI comienza a terminar para dar inicio al NUEVO AMANECER del Nuevo Sol que nos iluminara con su luz radiante por al menos 500 años mas.

Regalamos esta imagen a nuestros amigos lectores para que sea tomado de las dos formas según elijan según sus consciencias, y que el que tenga entendimiento para leer entre lineas que capte el mensaje oculto. Sin embargo, aceptamos algo, Tlaxcala paso de ser la gran “Señora de la Nueva España” en el siglo XVII hasta quedar reducida a un minúsculo territorio bajo la tutela de Mexico… porque al final el Universo nos quiso a todos como paisanos y por ello y muchas cosas mas :

Que Viva Tlaxcala!!! pedacito de tierra del gran país MEXICO!!!

#AlEurocentrismoLeDueleEsto

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s