El lenguaje “español” es merito de México, no de España

Tal y como lo oíste, así es, el lenguaje español es logro de América y no de España. Esto es algo tan evidente que sorprende que la gente no caiga en cuenta que en América y propiamente en México, nació el mal llamado lenguaje español que en realidad debería llamarse “americano”; sin embargo, siguen existiendo miles de individuos colonizados mentalmente que no pierden oportunidad para “dar gracias a España por supuestamente traernos el lenguaje español”, cuando la realidad es al revés, es España la que debería dar gracias a México y América, porque aquí fue concebido y perfeccionado el lenguaje “español” a partir del limitado y arcaico dialecto “castellano”.

Causa grima ver como los neo-malinches y los euro-patrañeros intentan descalificar o denostar nuestra condición de “mexicah” o mexicanos reivindicados recurriendo al infantil y ridículo argumento de que “los simpatizantes de Tenochtitlan deberíamos hablar en nahuatl y no en español” (!!); pero sabemos que esa perorata es tan fútil a todas luces, que fácilmente queda refutada aplicando un poquito de cultura, pues lo que se les olvida a ese tipo de ignorantes defensores de su amos colonialistas, es que tanto el idioma nahuatl así como el lenguaje español SON PROPIEDAD de los mexicanos y NO de España, porque ambos NACIERON en México.

Sí, el lenguaje español es nuestro por derecho, no hay nada que discutir.

Apegados a la Sabia Razón y a la Verdad Científica, lo que Cortes y sus huestes barbaricas hispanas hablaban al llegar a estas tierras no era el lenguaje “español” (que es la forma de expresión que actualmente habla la mayoría de los mexicanos) sino que aquellos invasores del año 1519 hablaban (y apenas sabían escribir) el balbuceante y atrasado dialecto CASTELLANO (rama proveniente del latín vulgar), mismo que por mas que insista la euro-patrañera propaganda en querer confundir con el español actual, ambas formas de lenguaje distan mucho de ser la misma, pues basta y sobra un breve ejemplo para que el amable y sabio publico entienda que el “español actual” y el “castellano hispánico” NO SON EQUIVALENTES y aquí compartimos una muestra transcrita respetando la sintaxis y ortografía original, sacada DIRECTO de las fuentes históricas y que ejemplifica a la perfección la forma extranjera en que el propio Hernan Cortes se comunicaba entre los suyos, para que cada quien juzgue si ese modo de hablar/escribir se parece a lo que actualmente se usa en las modernas Américas.

Preste atención, porque aquí esta la transcripción fiel de como hablaba Hernan Cortes a su llegada a Mexico-Tenochtitlan:

P, a la sason llegaba yo e fiza
que los llamasscn c que viniessen
e no oviessen miedo e ful mas
hasta donde cstavan que serían
fasta quinas indios, y ellos se
juntaron e comengaron. a tirar
cuchilladas, c dar boses a la otra
sis gente que eslava en nui valle,
i’ pelearon con, nosotros de
tal manera c/ite nos mataron dos
caimitos e firieron otros tres y
a dos de cavallo. Y en esto salió
la otra gente que serían asta
qiiatro o cinco mili indios. K ya.
se avian llegado covnigo fasta
ocho de cavallo, sin los muertos,
e peleamos con ellos hasiendo
algunas arremetidas.

Amigo lector, conteste con honestidad: ¿entendió sin esfuerzos lo expresado en esta muestra de dialecto castellano?, luego de esta evidencia, usted con su español actual ¿cree que podría sostener una conversación eficaz y fluida con Hernan Cortes (en el supuesto caso que logre tolerar su mal aliento)?, la respuesta es obvia, NO. Es natural que la respuesta unánime sea negativa, pues el dialecto castellano es una forma tosca y nada sofisticada de lenguaje y que gracias a la refinada lengua nahuatl se vio depurada y afinada hasta convertirse en el eficiente lenguaje español que hoy hablamos en México y por tanto, nuestro “español” pertenece mas a estas tierras mexicanas que a las ibéricas y por tanto, los mexicanos de hoy tenemos TODO EL DERECHO de hablarlo y escribirlo sin por ello demeritar un solo momento nuestra condición de nuevos mexicah.

Haciendo justicia y honores a la razón, el “español” debería cambiar su nombre por “americano”; sin embargo, sabemos que esto no pasara pronto puesto que los Colegios de la Lengua en ambos lados del Atlántico, de momento, están secuestrados por la secta hispana. No obstante, quede aquí asentado que gracias a Mexico y America, el primitivo castellano dejo d existir para dar paso a una mejor versión de lenguaje: “EL AMERICANO” (antes español).

Sólo unas cuantas palabras mas, el lenguaje español ha trascendido: hoy, muchos pueblos del mundo la hablan, se comunican en ella y con ella y es gracias a América. Tuvieron que pasar muchos años, transcurrieron varios siglos. Poco a poco, con mucho esfuerzo, con muchos sacrificios, fue recibido el castellano en las tierras de Anáhuac, en las tierras mexicanas para que se transformara en el habla español. Nuestros pueblos la concibieron, pero sin abandonar su propia lengua, sus saberes, su cultura. Al principio, nuestras lenguas mexicanas estaban reprimidas por la imposición del dialecto castellano que no les permitía su desarrollo, obstruía su florecimiento.

Hoy, el tiempo empieza a cambiar. Poco a poco nuestros pueblos empiezan a entender que el español es nuestro, empiezan a aceptarlo como lenguaje propio, como un modo de expresión nuestro. Hoy sabemos que somos ricos porque tenemos muchas lenguas mexicanas y el lenguaje español-americano que también es nuestro, porque nos une con una forma de comunicación común y al mismo tiempo coloca en un lugar mas alto a nuestras lenguas del Anáhuac: ñahñu, maya, zapoteco, rarámuri, tojólabal, náhuatl, purépecha, en fin, las más de 50 lenguas que permanecen Vivas.

Todas estas lenguas le dan raíces, le dan rostro propio, le dan identidad al español que hablamos en México. Ciertamente debemos regocijarnos porque el español ha trascendido a diferentes pueblos del mundo. De aquí en adelante debemos trabajar para que las lenguas de nuestros pueblos, para que las lenguas mexicanas se desarrollen: que trasciendan sus flores y sus cantos.

Hemos llegado al final y si estas sopesadas razones expuestas no bastaran para comprobar que el lenguaje es propiedad de México y no de España, quizás solo bastaría recordar que el país a nivel mundial con la mejor pronunciación y con MAS HABLANTES del español es… ¡México! con casi 130 millones en comparación con los apenas 46 millones que tiene España. Es simple, por cantidad y calidad, el lenguaje español es propiedad de México y tenemos todo el derecho de ostentarnos como sus propietarios (cambiarle el nombre) y no tenemos que agradecerle nada a España, que su única contribución fue traer el castellano, pues Cortes y sus huestes ni en sus mejores sueños habrían imaginado que los mexicanos siglos después convertirían su defectuoso medio de comunicación en un lenguaje bello y civilizado: nuestro “americano-español”.Por si fuera poco, el mundo sabe que la mejor pronunciación del “español” se da en México, y es por ello que la gran mayoría de los de traducción de materiales audiovisuales se hacen con doblaje de español-mexicano y una mínima parte en doblaje al español-ibérico.

Cerremos este ensayo dejando con un bello y edificante lema salido de la consciencia:

“… para hablar entre hombres hermanados tomemos el lenguaje americano-español, pero para hablar con el Universo y sus Energías divinas tomemos el sagrado nahuatl”

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Siguenos en Facebook!!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s