Anahuac: una civilización de “Vigilantes del Cielo”

La obtención de los grandes conocimientos astronómicos que poseían los pueblos de Anahuac, sin lugar a dudas, requería un método sistemático de observación del firmamento, el registro de los fenómenos observados y un continuo seguimiento de la forma en que se movían los astros a través de la bóveda celeste. Gracias a las imágenes en los códices y a algunas menciones en las crónicas de los siglos XVI y XVI, sabemos que existieron en el Mexico Antiguo prominentes individuos especializados en realizar la labor de “vigilar los cielos”. Al respecto fray Juan de Torquemada menciona lo siguiente sobre el rey de Texcoco, Nezahualpilli:

“Dicen que fue grande astrólogo y que se preciaba mucho de entender los movimientos de los astros celestes; y con esta inclinación que a estas cosas tenía hacia inquisición por todas las partes de sus reinos de todos los que sabían algo de esto y los traía a su corte y comunicaba con ellos todo lo que sabía; y de noche se subía a las azoteas de su palacio y desde allí consideraba las estrellas y argüía con todos los que de ellas dificultaban. Al menos yo sé decir haber visto un lugar en sus casas, encima de las azoteas, de cuatro paredes no más altas que una vara ni más ancho el lugar que lo que puede ocupar un hombre acostado, y en cada esquina tenía un hoyo o agujero donde se ponía una asta en las cuales colgaban un cielo. Y preguntando yo que ¿de qué servía aquel cuadro?, me respondió un nieto suyo (que me iba mostrando la casa) que era del señor Nezahualpilli para cuando de noche iba con sus astrólogos a considerar los cielos y sus estrellas, de donde inferí ser verdad esto que de él se dice; y pienso que el estar levantadas las paredes una vara del suelo y tener puesto cielo de algodón o seda pendiente de las varas debía de ser para mejor tantear el curso celeste; como el otro Filósofo que metido en una cuba estuvo treinta y dos años mirando con puntualidad el curso de una estrella”

Por otro lado, en el Códice Madrid encontramos la imagen de un personaje en posición sedente que ha sido interpretado como la representación de un astrónomo maya. Mientras que en el folio 63 del Códice mendocino también podemos apreciar la imagen de un sacerdote sentado sobre una estera observando las estrellas durante la noche (figura 3). El texto del documento en la parte superior dice: “esta pintura con ojos significa noche”, mientras que en la parte inferior se puede leer: “Alfaqui mayor que esta de noche mirando las estrellas en el cielo para ver la hora que es, que tiene por oficio y cargo”

Para cerrar este aporte, compartimos las imágenes comentadas lineas arriba y extraídas desde los Códices donde se muestran a “Sacerdotes astrónomos” observando las estrellas durante la noche, el primer ejemplo es maya y pertenece a un Fragmento del Códice Madrid y el segundo es un ejemplo mexica que Fragmento del Códice mendocino, folio 63.

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s