Un maestro no abandona

Un maestro frente a los Elementos

Basta un hombre agradecido para hacer llover o hacer salir el sol…

Si te autodenominas “temaxtiani” de la danza azteca o jefe calpullec de un Calpulli y suspendiste la importante ceremonia del Xopantla / Tlacaxipehualiztli (1er Equinoccio) por causa de la epidemia del Coronavirus, déjame decirte que estás REPROBADO y estas fracasando como guía y ejemplo de tu grupo, pues tú ausencia en esa hora venerable dónde se equilibro el Cielo y la Tierra, es la prueba de que no has entendido nada y que confundes una “ceremonia con un espectáculo”, por ello, cometiste la torpeza de suspender tu obligación de ir a danzar y ofrendar al Cosmos tu esfuerzo, solo porque no ibas a estar rodeado de tus seguidores (quienes desde luego debían permanecer en casa cuidando su salud, mientras tu debías estar haciendo el trabajo ceremonial).

Algo que se supone debes saber como “maestro”, es que para realizar una Ceremonia sagrada basta una sola persona (osea tú); cuando hay verdadera Voluntad y Fe, los reales temaxtiani no necesitan de más ofrendadores que ellos mismos, ya que todos los “Elementos de la Naturaleza” están dentro de cada persona, pues es cierto que en una simple gota de sangre hay el mismo equivalente de Fuego (tletl), Agua (atl), Tierra (tlalli) y Aire (ehecatl) que se deposita sobre las vasijas y receptáculos ceremoniales de un tlamanalli durante una fiesta sagrada normal y concurrida.

Si fuiste de los dirigentes que rehuyeron a su deber con Anahuac y faltaste a las Ceremonias solo porque el sistema te lo dijo, recapacita y has penitencia, pide disculpas a tu gente y dedícale un día a pensar si esto es lo tuyo o te convertiste en jefe danzante o “abuelo de la tradición” solo por cubrir una vanidad y por aceptación social. Los Momentos Astronómicos sagrados y los Venerables Días de guardar de nuestra Alta Espiritualidad Anahuaca NO pueden ser aplazados o suspendidos a capricho tuyo, es el Cosmos quien suspende o permite continuar el camino del Sol, no tú. Hoy mas que nunca, los ritos ancestrales de Anáhuac exigen guardianes y maestros verdaderos que constituyan en si mismos “un ejército de un solo hombre” y no charlatanes que prefieren no trabajar si no están rodeados de espectadores que los “adulen”. La Ceremonia es el fiel reflejo de tu propio trabajo personal y si algo sale mal, es porque algo esta mal en ti… y si no sucede la Ceremonia es porque hay vacío en ti.

Tloke Nahuake… Ometeotl

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s