El origen de los humanos y el maíz según la tradición mexica

Muralismo mexicano “Los hombres de maíz”

Como divinidad fundadora, Ehecatl-Quetzalcoatl interviene en la creación de los seres humanos y el maíz, el alimento esencial. En la tradición mexica conocemos una versión de este hecho mitológico, donde narra el viaje de Ehecatl-Quetzalcoatl al inframundo en busca de los huesos de la antigua humanidad desaparecida. En el viejo manuscrito llamado “La Leyenda de los Soles” se relata que después del gran Diluvio Universal, quedo anegada la tierra y los Señores Creadores resolvieron encomendar a Quetzalcoatl la responsabilidad de crear una nueva humanidad; luego se fue Quetzalcoatl al Mictlan y llego ante la presencia de Mictlantecuhtli (El Señor del Inframundo) y le dijo: “He venido por los huesos preciosos que tu guardas”. El regente del Inframundo aparento ceder a esa petición, pero en lugar de darle los huesos discurrió una serie de obstáculos para impedir que Quetzalcoatl cumpliera su cometido. Con argucias parecidas a las que pusieron en obra a los Gemelos Divinos del Popol Vuh, Quetzalcoatl venció esas estratagemas ayudado por su nagual, que en otras fuentes identifican con el nombre de Xolotl (gemelo).

Con presteza Quetzalcoatl reunió los huesos de los hombres y mujeres de la humanidad anterior e hizo con ellos un atado, pero cuando ya salía del inframundo, Mictlantecuhtli dispuso que sus mensajeros hicieran un hoyo en el camino y por este se desbarranco, se dice que Quetzalcoatl “cayó muerto y esparció por el suelo los huesos preciosos que luego mordieron y royeron las codornices, poco después resucito Quetzalcoatl”, quien lloro y recogio los huesos dispersos y los llevo al Tamoanchan (El Monte Sagrado); ahí la Madre divina Quilaztli los molio y los “echo en un lebrillo precioso. Sobre él se sangró Quetzalcoatl y en seguida hicieron penitencia…”, de esa mezcla nacieron los nuevos humanos, los llamados “macehuales” (merecedores) pero los Señores creadores se preguntaron cuál sería su alimento. Comenzó entonces la búsqueda de un alimento fundamental y adecuado para el nuevo tipo de hombre. En este episodio de la búsqueda del alimento ideal, otra vez interviene Quetzalcoatl, quien observo una hormiga roja que cargaba maíz desgranado. Varias veces le pregunto Quetzalcoatl donde había cogido los granos de maíz, y otras tantas la hormiga se negó a responderle. Finalmente, esta confeso que había tomado los granos del Tonacatepetl (Monte de los Sustentos). Transformado en hormiga negra, Quetzalcoatl siguió a la hormiga roja y juntos entraron al interior del sagrado Tonacatepetl y tomaron los preciosos granos del maíz, que Quetzalcoatl llevo a Tamoanchan, donde estaban reunidos los demás Señores Creadores; ahí los divinos mascaron los granos y los depositaron en la boca de los recién hechos hombres y mujeres y estos al momento se hicieron robustos. Así fue como la humanidad actual fue creada y como su alimento fundamental fue cedido por el mismo Señor, Quetzalcoatl.


#LaCiudadDelMaiz

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s