Mes mexicano PANQUETZALIZTLI

Panquetzaliztli es la 15va. Veintena del Calendario sagrado de Tenochtitlan (Cempohualilhuitl)
  • Traducción propuesta: ”Consagración de los estandartes”
  • Simbolismo: “El mundo de los hombres permanece de pie”
  • Dedicado a: Huitzilopochtli
  • Estación de la festividad: “Tonalco” (estación de secas)
  • Evento astronómico: Solsticio de Invierno
  • Duración de la veintena: del 2 al 21 de diciembre
  • Día de Celebración: en el día final de la veintena (21 diciembre)

Equivalentes del nombre del mes:

“Yaxkin” (maya), “Anthaxme” (otomí), “In thechoyahui” (matlatzinca).

Contexto:

Esta décima quinta veintena principiaba en el momento del recrudecimiento del clima frio en el valle de Anahuac, por la llegada del invierno (o temporada de secas). La celebración de esta veintena también lleva por nombre “Fiesta de las Banderas”, pues era el momento de año donde se organizaban desfiles militares y cívicos donde se enarbolaban las “Pantli” o banderas-estandarte de los barrios, naciones y regimientos. En base a las fuentes escritas, sabemos que la fiesta de Panquetzaliztli era realizada en honor al Señor solar Huitzilopochtli, fiesta considerada como su «navidad o Nacimiento» y llevada a cabo durante el Solsticio de Invierno, de acuerdo a la siguiente cita histórica:

«… la fiesta de pan (Panquetzaliztli) que era cuando nacía Uchilobo (Huitzilopochtli) se hacia cuando el sol estaba en su declinación (solsticio invernal)» (Historia de México, Motolinia).

Rito original:

  • Cuatro días antes de la celebración comenzaba el ayuno general, que consistía en tomar a media noche solo tzoalli con miel y agua, para purificar el cuerpo y atemperar el espíritu, ambas cosas necesarias para el ritual de la fiesta del mes.
  • El día de la fiesta despertaba la ciudad cubierta de banderas, que flameaban hasta sobre los árboles. En el Templo Mayor estaba enarbolada un gran estandarte del Señor Huitzilopochtli.
  • Panquetzaliztli era en realidad la fiesta del Solsticio de Invierno e indicaba la vuelta del sol y el renacimiento de Huitzilopochtli (el Colibrí al sur), convertido en el Niñito-Sol, puesto que el sol ha llegado al punto más extremo a la izquierda del horizonte (es decir, al Trópico de Capricornio) y en esta fiesta muy sagrada en honor a Huitzilopochtli se esperaba que el sol regresara hacia el horizonte central de Tenochtitlan, dominado y marcado por el majestuoso Templo Mayor.
  • Se reunía el pueblo en los patios de los templos, y allí en torno a grandes lumbreras, se aguardaba en silencio el amanecer para constatar la vuelta del sol, luego de pasados algunos días “estacionado” en el extremo sur del horizonte.
  • Los guerreros que habían permanecido activos elevaban sus banderas de guerra realizando proezas, y en esta fiesta grande de los defensores de Tenochtitlan con Huitzilopochtli a la cabeza, se plantaba una bandera con la imagen del escudo de la ciudad en medio del patio del Templo Mayor.
  • En esta Ceremonia la guerra era un tema central, pues el simbolismo de levantar y consagrar las banderas de los ejércitos era porque ya por estas fechas del año se habían realizado ya todas las cosechas del maíz y otros alimentos y pasadas las cuales, comenzaban a tener las ciudades rivales guerras por la disputa de las preciadas reservas de granos.
  • Se realizaba una figura de tamaño real de Huitzilopochtli a base de masa de tzoalli (miel-amaranto), misma que se le hacían honores en los días previos a la gran fiesta, adornando su templo con tiras de papel y sahumándolo mientras se realizaba Tlaxotecayotl que son cantos a Huitzilopochtli. Una vez presenciado esa mañana el renacimiento del sol (Solsticio), la figura del Señor celeste era flechada con dardos de pedernal y se repartían pequeños pedazos de la estatua entre los asistentes para ser comidos en comunión, mientras era recitado por un sacerdote desde lo alto del templo, el mito del Nacimiento de Huitzilopochtli del vientre de la Virgen Coatlicue, allá en el sagrado Coatepec.
  • El justo día de la fiesta desde el Templo de Huitzolpochtli se realizaba una peregrinación encabezada por un sacerdote disfrazado de Painal, el lugarteniente de Huitzilopochtli y protector de los mexicah, precedido por un sequito que llevaba bastones con forma de serpientes y dos portadores de cetros llamados Tlachieloni (“con ellos se ve”), porque iban provisto de un disco traspasado por un agujero a través del cual se miraba.
  • Una gran multitud acompañaba la procesión encabezada por Pianal y que llevaba por nombre “ipaina Huitzilopochtli” o el “Recorrido de Huitzilopochtli”, donde primeramente la comitiva se dirigía del Templo Mayor al campo de Juego de Pelota donde aparecían los personajes llamados Amapan y Oappazan, después se encaminaba hacia Tlatelolco y Nonoalco donde un personaje que representaba a “Cuauhtli icac” se les unia; posteriormente, dejando la isla de Tenochtitlan para pasar a tierra firme, se paseaban por Tlaxoltan primero, luego a Popotlan y se continuaba hasta llegar a Chapultepec. Cerca de un arroyo llamado Izquitlan aparecía un nuevo personaje llamado Izquitecatl, y luego se proseguía por Tepetocan, cerca de Coyoacan, y torciendo hacia el norte para tomar la calzada de Iztapalapan y volver así al Templo Mayor.
  • Mientras se desarrollaba el “recorrido de Huitzilopochtli”, acontecia la representación de un dramático combate ritual que oponía, en el patio del Templo Mayor a guerreros que representaban a Huitzilopochtli contra un grupo de feroces atacantes considerados como Huitznahuas, intentando someterse unos a otros en contienda, hasta que en el momento que la comitiva de Painal llegaba al lugar del combate luego de su procesión, se gritaba: “mexicah, basta ya viene el sol” y los Huitznahuas eran dispersados y derrotados, mientras las banderas eran izadas por los Cuatro Rumbos, simbolizando con ello que Tenochtitlan había sido nuevamente salvada por su Señor tutelar Huitzilopochtli, quien había renacido ese día.
  •  Al término de la Ceremonia, luego de la extenuante batalla y larga procesión se repartía entre las personas una bebida de color azul para brindar, algunas versiones indican que tal bebida era  que era pulque pigmentado y otras que era agua con color azul, no obstante, esta bebida sagrada y misteriosa se le llamaba Matlalohtli que significa “Camino azul”.

Locaciones ancestrales:

  • Templo Mayor (Huei Teocalli)
  • Barrios de Tlaltelolco, Nonoalco, Popotlan, Huitzilopochco, Chapultepec.

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s