Mes mexicano XOCOTL HUETZI

XOCOTL HUETZI es la 10ma. veintena del Calendario sagrado de Tenochtitlan (Cempohualilhuitl)
  • Traducción propuesta: ”Maduración de los frutos” ó “Caida de los frutos”
  • Simbolismo: “Lo que florece envejece dando sus frutos”
  • Dedicado a: Yacatecuhtli & Mictlantecuhtli
  • Estación de la festividad: “Xolpanco” (temporada de lluvias)
  • Evento astronómico: Inicia época de huracanes
  • Duración de la veintena: del 24 de agosto al 12 de septiembre
  • Día de Celebración: en el día final de la veintena (12 septiembre).

Equivalentes del nombre del mes:

“Xocohuetzi” (variante nahuatl), “Uo” (maya), “Antangotu” (otomí), “Huey Micca ylhuitl” (metztitlan), “Ima thitohui” (matlatzinca), “Hicuandiro” (tarasco).

Contexto:

En esta época del año, las bellas flores silvestres que comenzaron a brotar del suelo y árboles en el mes anterior comienzan a marchitarse, y así mismo en este proceso de muerte se da la transformación de las flores en frutos, por ello, esta fiesta es dedicada a las frutas que da la naturaleza, que son metafóricamente hablando “la dulce muerte de una flor”. La fiesta de esta veintena era la continuación de la fiesta anterior de Tlaxochimaco (“ofrendamiento de flores”), por lo cual, puede considerarse ambas veintenas como las dos mitades de un periodo dedicado a honrar a la belleza de la vida y al alivio que de la muerte, ambos lados de la Existencia que se manifiestan en la Naturaleza.

Rito original:

  • El madero de nombre xocotl, que había sido traído en el mes anterior, era levantado por los sacerdotes en el patio del templo donde era decorado con plumas, joyas y flores, alrededor se colocaba una gran ofrenda de alimentos y bebidas, y colocaban en la punta una figura de un pájaro hecha de masa, o bien podía ser un fardo mortuorio adornado con plumas con la finalidad de que algunos participantes de la celebración intentaran subir por el palo y derribar aquella efigie.
  • La fiesta era solemnísima. Los sacerdotes vestían los trajes de ceremonia más suntuosos y los pobladores ofrecían ofrendas a los templos.
  • A la hora del alba, el dia de la fiesta, en presencia de todo el sacerdocio y de todos los mejores guerreros, en medio de una gran muchedumbre, el gran madero apuntalado (xocotl) que estaba en la puerta de la ciudad era levantado en hombros, para llevarlo reverentemente, incensándolo, cantándole y bailándole, con sonoro acompañamiento de música, hasta el patio del Templo Mayor (“Huey Teocalli”), donde lo repulían, para plantarlo al fin en el centro, verticalmente.
  • Se ponía en la cima del madero o puntal, un pájaro muy bello hecho de masa de bledo, con pico dorado y alas y plumas verdes. En torno del gran madero en relación a los cuatro puntos cardinales, se colocaban cuatro piñatas multicolores (“pipinatl”, ollas de barro decoradas con papeles de color). También se encendía una gran fogata frente a este “nuevo árbol”.
  • En torno al gran madero, los sacerdotes ofrendaban humo de copal y atizaban sus lumbres vestidos con los atuendos de las divinidades. Entre las principales personificaciones divinas estaban las de los”pochtecas” (los señores de los mercados) y los referentes al culto a la muerte. Formabase un circulo exterior con jóvenes estudiantes del Calmecac (universidad), que rodeaban los círculos interiores conformados por los guerreros, señores y sacerdotes.
  • Esta fiesta también recibía el nombre de Huey Micailhuitl o gran fiesta de la muerte, por lo cual, para esta fiesta se reservaban las ejecuciones capitales de los hombres y mujeres condenados y enjuiciados por malos actos.
  • Se ayuna durante tres dias en honor a los muertos y en el dia de la fiesta, todos los pobladores subian a los techados de sus casas, y mirando hacia el norte (Mictlampa, región de los muertos), recordaban a sus difuntos diciendo: “venir que los esperamos”
  • Los jóvenes llevaban coronas de plumas en la cabeza, orejeras y bezotes simulados, brazaletes brillantes y vistosos plumajes en las manos. Las doncellas lucían trajes nuevos zurcidos por ellas mismas, se presentaban con un delicado maquillaje en el rostro con colores rojos y amarillos simulando mariposas, ellas llevaban emplumadas sus piernas y brazos. Los señores ostentaban mantas de red, tejidas de blanco y negro, níveos plumajes en la cabeza, con un juego de plumas negras, y cargaban estatuillas de las divinidades con ramos hechos de bledo.
  • Los asistentes bailaban y cantaba con ruidosas sonajas en las manos, lanzando gritos de alegría al compás de la música. Terminaba la fiesta al ponerse el sol y la parte final, el gran madero era encebado y se le suejtaban cuerdas colgantes desde la cima, luego se arrojaban sobre él un grupo de jóvenes elegidos tratando de subir hasta su cima, pugnando por ser el primero con golpes, luchas habilidosas y movimientos ejercitados, hasta que el primero de los competidores lograba llegar hasta la cima del “árbol” y arrancar la cabeza del pájaro, los siguientes cuatro ganadores de la prueba tenían el honor de hacer añicos las cuatro piñatas, vaciando su frutal contenido sobre el gentío jubiloso y agitándose emocionado. Los ganadores eran tratados con honores.
  • Finalmente, era derribado el gran madero, y se consideraban afortunados todos los que alcanzaban a coger un trozo de madera del mástil, una migaja del pájaro o de un pedazo de las piñatas.

Locaciones ancestrales:

  • El Templo Mayor (“Huey Teocalli”)

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s