Mes mexicano TLAXOCHIMACO

TLAXOCHIMACO es la 9va. veintena del Calendario sagrado de Tenochtitlan (Cempohualilhuitl)
  • Traducción propuesta: ”Fiesta de las Flores” u “Ofrenda de flores”
  • Simbolismo: “El mundo florece de nuevo”
  • Dedicado a: Xochiquetzal & Mictlantecuhtli
  • Estación de la festividad: “Xolpanco” (temporada de lluvias)
  • Evento astronómico: Inicia época de huracanes
  • Duración de la veintena: del 4 al 23 de agosto
  • Día de Celebración: en el día final de la veintena (23 agosto).

Equivalentes del nombre del mes:

“Nexochimaco” (variante nahuatl), “Pop” (maya), “Anttzengomuh” (otomí), “Micca ylhuitl” (metztitlan), “In Iscatholohui” (matlatzinca), “Hancinascuaro” (tarasco).

Contexto:

Las flores que empezaban a brotar abundantemente del suelo en todas partes en esta época del año, eran el principal componente de las fiestas de esta veintena. Se recogían flores de todas las especies, con las que se hacían guirnaldas para decorar los templos. La naturaleza comenzaba a mostrar sus más bellas creaciones florales, avivada por las lluvias en su apogeo y el clima propicio de verano para humedecer la tierra y hacer germinar todo tipo de vegetación, incluida gran variedad de hongos.

Rito original:

  • La noche anterior a la gran fiesta se preparaban los alimentos (tortas de maíz y carne de guajolote) que se consumirían durante la celebración. Por la mañana, las primicias de las flores eran ofrecidas primero a Huitzilopochtli y después al resto de los Señores Celestes. Por la tarde, se realizaba una danza en la que participaban jóvenes y guerreros; estos últimos bailaban tomando de la cintura a las “auienime”, las bellas mujeres dedicadas a los templos y Casas de la sensualidad.
  • También se llevaba a la ciudad un tronco grueso al que se llamaba xócotl, “fruto” (era recibido por las mujeres de los soberanos y una mujer que personificaba a Toci-Teteo-innan), y se colocaba en el Templo Mayor. Para concluir la fiesta también se ofrecían flores a los muertos y se les ofrendaban alimentos. Otros ritos incluían el ofrecimiento de flores en honor de Tezcatlipoca, así como a Mictlantecuhtli.
  • En esta celebración, salía al amanecer una procesión del Templo Mayor, que iba hasta el monte, donde cortaban el árbol más grande y seco, entre cantares, bailes y ceremonias de incienso y veneración. Le quitaban al árbol la corteza, lo pulían y se lo llevaban en hombros hasta la puerta de la ciudad, donde se lo entregaban, en presencia de todo el pueblo y en medio de una fanfarria de caracoles, bocinas y toda clase de instrumentos musicales, a los “sacerdotes-ofrendadores”, quienes aparecían revestidos solemnemente.
  • Durante esta veintena se celebraban grandes ceremonias en torno al tronco del árbol apuntalado (“xocotl”), se realizaban en su rededor cantares, danzas con mucho incienso y muchas reverencias.
  • Al plantar en el suelo el “Xocotl” (tronco pulido) era la preparación para la veintena siguiente Xocotl Huetzi, como parte del proceso ceremonial que representaba la fecundación de la tierra, por ello se bailaba con las “alegradoras” del templo y se hacía honor a la diosa Xochiquetzal de la cual brotan todas las flores de la tierra. Este rito se conocía con el nombre de “xoconamicoyan” que significa metafóricamente que la deidad femenina “se va al encuentro del fecundador”, o del esposo.
  • Era el signo de esta veintena el de un “bulto de difunto” o gran cadáver, representado por el voluminoso árbol seco cortado, como para decir que con ese tronco inerte se simbolizaba a la muerte.
  • En este mes, se dedicaba una pequeña fiesta en la memoria de los difuntos. Se adornaba con flores y ofrendas las sepulturas, especialmente con alimentos. Aquí comenzaba la fiesta menor de los muertos y terminaba en la Fiesta mayor o Huey Miccailhuitl, en donde se pedía a los guardianes de la muerte que nada muerto se perdiera y que toda energía y vida fuera reciclada.

Locaciones ancestrales:

  • El Templo Mayor (“Huey Teocalli”)
  • Cerro de Chapultepec (Cincalco)

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s