Códice de la Peregrinación. Capitulo 17: “Comunión espiritual”

Ya se dijo en capítulos previos, que el Códice de la Peregrinación registra hasta el año 6-Caña (1251), y lo que pasó en ese año. Pero para continuar con la cronología nos apoyaremos en diversas fuentes para mencionar lo que sucedió en los años posteriores, empecemos con lo acontecido en el siguiente año 7 Pedernal (1252), fecha en la que los aztecas emigran a Tizapan (“Lugar de las aguas lechosas”) dentro de los dominios de Culhuacan, donde vivirían los siguientes 25 años y que corresponde al gobierno de Yohualatonac (erigido Señor de Chulhuacan a la muerte de su antecesor Cuauhtlix en 1252), del que Duran confunde con Achitometl y al cual le pidieron una hija para que se convirtiera en diosa de los mexicanos, aunque este mismo nos dice que Tizapan era “la otra parte del cerro de Culhuacan, donde ahora se parten los dos caminos, el que va a Cuitlahuac (actual Tlahuac) y el que va a Chalco”. Por su parte, Torquemada menciona que “habiendo dejando los culhuas, se apartaron media legua de ellos a un lugar que llamaron Acatzintitlan y que ahora se llama Mexicatzinco”. Pero esto sucedería muchos años después, ya que durante este tiempo se asentaron en varios lugares más, entre ellos Huitzilopochco (actual Churubusco), que la fuente “Historia de los mexicanos por sus pinturas” lo nombra Uichilopozco.

Retomando al segundo paraje mencionado por Torquemada, es Mexicatzinco, que literalmente significa “La casa menor de los mexicanos”, pues la “casa grande” seria Mexico-Tenochtitlan; algo semejante ocurrió con los toltecas, quienes antes de fundar Tula erigieron Tulantzinco (La Tula menor). Por tanto, todos los nombres de las poblaciones que terminan en “tzinco” se refieren al diminutivo de otro gran poblado, y ejemplos de esto son Tenantzinco, de Tenango; Xilotzinco, de Xilotepec o Chilapantzinco (hoy Chilpancingo) de Chilapa, etcétera.

Sin embargo, Tezozomoc, de quien se cree que fuera una de las fuentes de Duran, para su Historia de las Indias de la Nueva España, nos aclara más esta cuestión:

“… y luego por eso allá vinieron a llegar allá dentro del tule, dentro del carrizo, a Mexicatzinco, alla pararon patas al nombre de Acatzin, allá lo flecharon por detrás, por eso allá apellidaron Mexicatzinco, luego allá resecan lo que se mojó, el utensilio de guerra de ellos, la insignia de ellos, el escudo de ellos…”

Volviendo a Torquemada, sobre Mexicatzinco dice:

“…pareciéndoles ser desacomodado para su vivienda, lo desampararon y vinieron a otro sitio, llamado Nexticpac, media legua mas acá, viniendo hacia la parte del norte; de allí, volvieron a removerse a otro que llamaban Iztacalco, llegándose más hasta este sitio donde después fundaron la ciudad, que ahora es Mexico; y aquí estuvieron 2 años. Hicieron un cerro fingido de papel, el cual pusieron en medio de un areito con que festejaron a su dios, en hacimiento de gracias por haberlos librado de aquellas gentes (culhuas) y le festejaron toda la noche…”

Lo que hicieron en dichos festejos, tal vez también fuera omitido por Duran, ya que Tezozomoc nos dice que:

“… cuando lo hicieron, le pusieron la cabeza, le pusieron el pecho, le pusieron los brazos, le pusieron pies cuando lo erigieron como gente, luego ya por esto le visten, le arreglan, luego ya por esto le cantan una noche entera cuando le cantaron allá en Iztacalco (le entonaron el canto de tlacateccatl), luego ya por esto vienen adentro del agua al lugar de nombre Pantitlan”

A lo que se refiere Tezozomoc en estas líneas, es a la hechura de una efigie de “tzohualli” (masilla de amaranto) que representaba a Huitzilopochtli, y que al ser comida por el pueblo simbolizaba una especie de comunión, semejante a la cristiana, porque yantaban del cuerpo de su dios; y esto probablemente ocurrió en su lugar consagrado, Huitzilopochco, paraje importante aunque poco mencionado.

Hasta aquí la narración de este nuevo episodio, que habla de como una vez alcanzada la ansiada libertad, tras el final de su cautiverio y triunfal salida de Culhuacan, los mexicah continuaron su peregrinar y en el camino fundaron nuevos poblados en agradecimiento a su Señor Huitzilopochtli, a quien durante una noche memorable en su sitio consagrado (“Huitzilopochco”), los mexicanos le cantaron a su gloria y le alabaron, luego de haber hecho con semillas sagradas a la muy venerable efigie suya, tan real y dulce, como el amor que le profesaba su pueblo.

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Fuentes:

Códice Aubin (Codice de 1576), Red Innovacion, Mexico, 1979.

Codice Chimalpopoca o Anales de Cuauhtitlan, 2da edición Primo Feliciano, Instituto de Investigaciones Historicas, UNAM, Mexico, 1975,

Relaciones originales de Chalco Amaquemecan, Chimalpahin Cuauhtlehuanitzin, Fondo de Cultura Economica, Mexico 1965.

El Peregrinar de los Aztecas, Ángel Raúl López Navarro, Grupo Editorial Tomo, Mexico, 2004.

Crónica Mexicayotl, Tezozomoc, Fernando Alvarado. Instituto de Investigaciones Historicas, UNAM, México, 1975.

Tira de la Peregrinación de los Mexis, Luciano Contreras, Tlamachtiloyan Zoltepec, Mexico, 2013

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s