Códice de la Peregrinación. Capitulo 13: “El arma poderosa”

Lámina 18: Llegada a Chapultepec

En esta Lamina No. 18 comienza con el inicio trecenal del sistema anahuaca, con el año 1-Pedernal (1220), hacía 156 años que los aztecas habían iniciado su peregrinar y uno de encontrarse en Texcalco donde permanecerían hasta el año 4-Caña (1223). Para ubicarnos cronológicamente en los calendarios mexicano y cristiano, recurriremos a Ixtlilxochitl, ya que al relatarnos la historia de su pueblo (Texcoco), más que la de los mexicah, logra establecer una concordancia entre ellos. Sobre lo primero dirá:

“… pasados casi veinte y seis años, que ya era el año Ce Tecpatl, a la nuestra 1220 de la encarnación de Cristo”

Se toma solo el año, el cual es correcto, ya que los hechos históricos no corresponden respecto de los personajes aztecas que cita esta fuente; así como del Códice Aubin que dice que en “el año 1 Tecpatl los mexicanos se radicaron en Techcatitlan y siendo el año 2 Calli fue elevado al poder Tenoch”. El lugar y fecha de ubicación son correctos, mas no el dato histórico, ya que esta entronización seria 78 años después. Volviendo a Ixtlilxochitl, quien al referirse al Señor de Texcoco y a los años que tenía en su gobierno dice que “pasados casi veinte y cinco años que el gran Quinantzin era jurado por gran Chichimecatl Tecuhtli, después de haber sucedido grandes cosas en sus reinos y señoríos”. Al hablar de años (25 o 26), nos interesa su número, su totalidad o casi el total; aquí al mencionar a Quinantzin, nos dice “casi veinte y cinco”, mismos que si le aumentamos al año 1194 cuando fuera entronizado Quinantzin, tendremos como resultado el año 1219. Pero si le aumentamos 26, sería el 1220, año que concuerda, ya que el mismo cronista refiriéndose a la muerte de Tlotzin, padre de Quinantzin, dice “murió en el año Ce Toxtli, que conforme a la nuestra fue 1194”.

Nos encontramos del lado izquierdo de esta lamina, continuamos hacia abajo y siguiendo la secuencia numérica y simbólica, llegamos al año 4-Caña (1223), aquí veremos las huellas que nos indican la llegada de los aztecas a Atlacuihuayan (actual Tacubaya). Chimalpahin, refiriéndose al hecho y sin mencionarlo lo confirma, dice:

“Igualmente, en este mismo año de 8-Caña fue cuando cumplieron los mexicas 4 años de estar en Atlacuihuayan, en donde dieron a conocer el uso del aparato lanzador de dardos para guerrerar en vez de valerse de arcos y flechas”

Casi al centro de la lámina, efectivamente vemos el año 8-Caña (1227), cuatro años después de haber llegado a Atlacuihuayan, dicho símbolo acompañado con las huellas de pies indica que es cuando llegaron a Chapultepec (“Cerro del Chapulin”). Respecto del primero de estos sitios, el Códice Aubin nos dice algo muy semejante a Chimalpahin, así como de Duran, quien nos informa: “los mexicanos se repararon reforzaron de armas, inventando aquel modo de armas y lanzas arrojadizas que llamamos fisgas”, transponiendo lo acontecido en Chapultepec a lo de Atlacuihuayan. Esta innovadora arma mexica, lanzadora de lanzas, lleva el nombre de Atlatl (derivado de su lugar de origen Atlacuihuayan) y bien podría equipararse a una ballesta. Arma mortífera y certera.

Retomamos la lectura hacia la parte inferior, casi a media lamina, año 5-Pedernal (1224), para subir así al año 8-Caña (1227), mencionado por Chimalpahin, fechas que nos dan el total de años de residencia en Atlacuihuayan. Sera este año 8-Caña (1227), cuando llegasen a Chapultepec, donde vemos el glifo del Cerro y el Chapulín y de un manantial que nace de ahí, mismo que dio sus aguas a la Ciudad de Mexico durante los siglos XVI y XVII, corriente que llegaba hasta lo que hoy conocemos como la Fuente del Salto del Agua.

Es así, como esta lamina 18, narra como los mexicah regresaron al corazón de la Región de los lagos, reconstituidos en número y provistos de efectivas armas (atlatl) para hacer frente a los “nuevos dueños” de ese preciado territorio, señoríos descendientes de aquellos ocho pueblos que querían acompañar a los aztecas al inicio de la Peregrinación y que no se les tuvo permitido por órdenes del Señor Huitzilopochtli. Los antiguos amigos de los aztecas, tras siglos de distanciamiento, no veían ya con buenos ojos que vinieran a reclamar sus tierras, los originarios pobladores del valle del sagrado Lago de la Luna.

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Fuentes:

Códice Aubin (Codice de 1576), Red Innovacion, Mexico, 1979.

Codice Chimalpopoca o Anales de Cuauhtitlan, 2da edición Primo Feliciano, Instituto de Investigaciones Historicas, UNAM, Mexico, 1975,

Relaciones originales de Chalco Amaquemecan, Chimalpahin Cuauhtlehuanitzin, Fondo de Cultura Economica, Mexico 1965.

El Peregrinar de los Aztecas, Ángel Raúl López Navarro, Grupo Editorial Tomo, Mexico, 2004.

Crónica Mexicayotl, Tezozomoc, Fernando Alvarado. Instituto de Investigaciones Historicas, UNAM, México, 1975.

Tira de la Peregrinación de los Mexis, Luciano Contreras, Tlamachtiloyan Zoltepec, Mexico, 2013

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s