Códice de la Peregrinación. Capitulo 12: “El anciano enigmático”

Del año 7-Pedernal (1200) dibujado en el lado inferior izquierdo de esta Lamina No.16,  continuamos hacia arriba y bajamos por la segunda columna de años hasta llegar al 1-Caña (1207), según el Codice Aubin, nos dice que los mexicanos hicieron 8 años en el sitio Amanilalpan, que estaba bajo el control de Azcapotzalco, siendo Tezozomoctli (“Piedra que zumba”) su gran gobernante. El gilfo del personaje que aquí se encuentra se compone del símbolo de una piedra que tiene por un lado la figura de una cara, de cuya boca sale el anagrama del viento fuerte, formado por puntos (según datos del investigador Alfredo Chavero). A un lado del personaje se encuentra el lugar de Xaltocan, y según Francisco del Paso y Troncoso, se trataría en realidad del rey Tetlahuani quien era su gobernante, identificándolo como el “Señor del aliento alcohólico”, o bien, como el “Señor de la cara de piedra”, por ser el glifo que tiene; en fin, lo intrigante es que el Códice Aubin nos dice de manera explicita, que se trata sin lugar a dudas, del legendario Tezozomoc, Señor de Azcapotzalco, y lo cierto es que Chimalpahin cita que este nació en el año 10-Pedernal (1320) y que murió en el 13-Conejo (1426) después de gobernar 60 años. De Tezozomoc también se dice que murió siendo ya muy viejo; conforme a las fechas, a los 106 años. En cambio, Torquemada increíblemente dice que reino 160 años. Ixtlilxochitl menciona que por su avanzada edad lo tenían entre plumas y rodeado de braceros encendidos para proporcionarle un ambiente cálido. Pero en esta Lamina 16 estamos hablando del año 1207 y este Señor de Azcapotzalco, Tezozomoc, no pudo haber vivido más de 200 años por más viejo que fuera, pues de otra forma, estaríamos ante la noticia de un enigmático Señor del Anahuac, que logró por métodos desconocidos, tener una muy longeva vida y alcanzar una edad sobrenatural de dos siglos (¿será posible esto o se trata de un error replicado en los distintos Códices?).

El año 1-Caña (1207), según nos indican las huellas de pies dibujadas, llegaron a Pantitlan, por segunda vez. El Códice Chimalpopoca también los ubica en este sitio, sin embargo cita el año 9-Casa (1189) que es una fecha muy atrasada y por su parte, el Códice Aubin dirá que siendo el año 2-Pedernal (1208) se pasaron a Pantitlan, o sea al siguiente año del 1-Caña (1207). Siguiendo el mismo criterio de lectura, hacia arriba de la lámina se encuentra el año 5-Caña (1211) indicándonos que los aztecas viajaron a Acolnahuac o Acolman, muy cerca de la ciudad sagrada de Teotihuacan, en donde permanecieron  hasta el año 9-Caña (1215). Acolhuacan o Acolman (“Donde se tuerce el río”, “Donde da vuelta”, o el “Río que canta”, o “habla”) podría ser un lugar donde existiría un río vaporoso de aguas termales y que muy posiblemente su cauce natural fue desviado intencionalmente así como lo hicieron en la antigüedad, los teotihuacanos con el actual río San Juan; eso podrían significar las vírgulas de palabras dibujadas en el río como si este “hablará” o hubiera guardado memoria de lo ocurrido.

En cuanto a lo que respecta a la siguiente Lamina No. 17, en su lado superior izquierdo, vemos el año 6-Pedernal (1212), que marca la estancia mexica en Acolman; seguimos hacia abajo, donde se ve que los peregrinos aztecas llegan a Popotlan (“Lugar  de carrizos huecos”) en el año 9-Caña (1215), esta localidad se encontraba en lo que hoy conocido como Tacuba al poniente de la Ciudad de México. El Códice Aubin dará para el arribo el año siguiente, diciendo que “comenzando el 10-Tecpatl” y que se radicaron en dicho lugar y que allí “vivieron 4 años, siendo el año 13 Acatl” (1219) se pasaron a Techcatitlan, donde radicaron el siguiente año 1-Pedernal, un dato totalmente correcto. El Códice Chimalpopoca dará el mismo año para cuando llegaron a Pantitlan, el 9-Casa (1189), añadiendo solamente que “luego se mudaron a Popotlan y Acolnahuac (Acolman)”, ambos lugares registrados en esta lamina y la anterior.

El sitio llamado Techcatitlan, también es nombrado Texcalco y se ha traducido como “La Casa de las Ofrendas” por la similitud de este glifo con la piedra en la que se depositaban ofrendas en los patios de los templos. Este paraje ha desaparecido, por encontrase actualmente engullido ya en plena ciudad moderna, pero conforme algunos datos se encontraba muy cerca del cerro de Chapultepec. Ahí vemos dibujada una piedra con forma trapezoidal con un amarre o un  moño, que bien podría relacionarse con el culto a Huitzilopochtli; arqueológicamente es una piedra muy similar a la que se encontró en el Templo Mayor, a la entrada del templo dedicado a este “Señor Celeste”. Dicha piedra según informes del profesor Carlos Jiménez Hidalgo, mide aproximadamente 60 cm de alto y las ofrendas de sangre que se ofrecían ahí eran la perforación del septum de la nariz para con ello pasar a la ceremonia de investidura de los guerreros promovidos hacia una nueva jerarquía en el ejército, o bien, la entronización de los señores como puede verse en el Códice Nuttall. Aunque también se sabe que esta piedra fungía de “marcador solar” a manera de estela, por ello se colocaba frente al “momoztli” (altar) y lugar dedicado a Huitzilopochtli (energía solar) en la cima del Templo Mayor, en contra parte, a su “momoztli” gemelo, ahora dedicado a Tlaloc en cuyo frente se hallaba la escultura sagrada del Chac-Mool, que igualmente marcaba momentos astronómicos, algo acorde a la filosofía y costumbre azteca de levantar lugares para rendir culto al Cosmos.

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Fuentes:

Códice Aubin (Codice de 1576), Red Innovacion, Mexico, 1979.

Codice Chimalpopoca o Anales de Cuauhtitlan, 2da edición Primo Feliciano, Instituto de Investigaciones Historicas, UNAM, Mexico, 1975,

Relaciones originales de Chalco Amaquemecan, Chimalpahin Cuauhtlehuanitzin, Fondo de Cultura Economica, Mexico 1965.

El Peregrinar de los Aztecas, Ángel Raúl López Navarro, Grupo Editorial Tomo, Mexico, 2004.

Crónica Mexicayotl, Tezozomoc, Fernando Alvarado. Instituto de Investigaciones Historicas, UNAM, México, 1975.

Tira de la Peregrinación de los Mexis, Luciano Contreras, Tlamachtiloyan Zoltepec, Mexico, 2013

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s