Mes mexicano HUEY TECUILHUITL

Es la 8va. veintena del Calendario sagrado de Tenochtitlan (Cempohualilhuitl)
  • Traducción propuesta: ”Fiesta Mayor de los Señores”
  • Simbolismo: “Fiesta en honor a los jefes muertos”
  • Dedicado a: Xilomen & Cihuacotal (Madre Tierra)
  • Estación de la festividad: “Xolpanco” (temporada de lluvias)
  • Evento astronómico: Segundo Paso Cenital solar
  • Duración de la veintena: del 15 de julio al 3 de agosto
  • Día de Celebración: en el día final de la veintena (día 20).

Equivalentes del nombre del mes:

“Cumhu” (maya), “Antangomuh” (otomí), “In Tamehui” (matlatzinca), “Caheri Conscuaro” (tarasco)

Contexto:

En esta veintena se daba la Fiesta en honor a los señores gobernantes fallecidos y fundadores. Esta celebración estaba unida con la de la anterior veintena (“Tecuilhuitontli”) que se realiza a los jefes en turno, por ello se consideraban ambos meses como las dos mitades de un todo, el preludio y la conclusión de una misma celebración, misma que hacía referencia a los jefes de los linajes. Más que de carácter agrícola o astronómica, la fiesta de Huey Tecuilhuitl era de carácter civil y político. Se podría decir, que esta veintena era la “fiesta patria” entre los mexicah, pues aquí se recordaban a los “Padres Fundadores” y pasados caudillos de Mexico-Tenochtitlan. En cuanto a la época del año, esta veintena está marcada por abundante lluvias, pues el Segundo Paso Cenital de Sol en el Valle central logra una evaporación mayor de agua que se acumula en exceso en la atmosfera en forma de nubes tempestuosas. Es en este mes cuando todas las milpas ya están fructificando de ahí que también se celebre en este mismo mes a Xilonen: la Señora guardiana de los “xilotes de maíz”.

Rito original:

  • En esta celebración, se realizaba una grande y fastuosa procesión desde el Templo Mayor hasta el cerro sagrado de Chapultepec, para conmemorar las batallas que los caudillos fundadores aztecas-mexicah libraron contra los pueblos enemigos del valle en su retorno a la región de los grandes lagos. Dicha caminata que contaba con la presencia de los Señores gobernantes, era encabezada por una hermosa y engalanada doncella que representaba a la deidad Cihuacoatl.
  • Uuna vez que la gran marcha llegaba a Chapultepec, se le pedía a la bella doncella que regresara a toda prisa a Tenochtitlan y todos los asistentes la seguían, comenzando una frenética y populosa carrera hacia el punto de retorno para reafirmar la libertad de la que ahora gozaba el pueblo tenochca y que había perdido en la matanza y cautiverio que los mexicah sufrieron en Chapultepec, a manos de sus enemigos.
  • La comida ritual de esta Fiesta Mayor de los Señores, era el Quil Tamalli que era un tamal de legumbres. Se proseguia la celebración con gran abundancia y redistribución de los alimentos. En Teotitlan, los Señores personalmente ofrecían alimento al pueblo y bellas mantas a los jefes de los barrios. Según se afirma, el propio Huey Tlahtoani durante los primeros ocho días de esta veintena recorría los barrios y distribuía víveres entre las personas más necesitadas.
  • La deidad honrada en este mes mexicano era Cihuacoatl y su fiesta se hacía en memoria de los Señores mexicah antiguos.
  • La doncella que era elegida para representar a la astralidad Cihuacoatl, desde el primer dia de este mes era llevada de banquete en banquete, era paseada por las calles y los mercados y siempre andaba en medio de una elegante escolta y entre danzas y cantares. Por las noches era guardada y cuidada en un templo llamada Cuauhcalli, donde gozaba de buena vida.
  • Desde ocho días antes de la gran fiesta (en el día del Segundo Paso Cenital solar) se encendía y atizaba una enorme hoguera a manera de “Fuego perpetuo” en un brasero divino llamado Teotlecuilli. Los sacerdotes de los 20 calpulli de Tenochtitlan llegaban en procesión hasta dicha fogata con sus respectivas ofrendas y a partir de ese momento eran responsables de mantener vivas las llamas.
  • Por todo el recinto sagrado del Templo Mayor había braserillos con copal y mientras estuviera ascendiendo humo de copal debía estarse bailando y cantando continuamente.
  • Se procedía también a una ceremonia de guerreros, donde los valientes salían con sus trajes de gala, cubiertos de flores los cuellos. Junto a los guerreros salían también mujeres con el cabello suelto, recortado por delante hasta encima de las orejas y adornadas sus cabezas con guirnaldas amarillas de flor Cempoalxochitl.
  • Los trajes de los presentes a la gran ceremonia de los Señores Fundadores de Mexico-Tenochtitlan, eran lujosísimos, tenían los brazos emplumados bellamente, ostentaban ramilletes de flores en las manos y lucían grandes y brillantes zarcillos de oro. Así se bailaba durante todo el día.
  • Una vez terminado el gran baile, que era un conjunto de posiciones simbólicas y complejas, las mujeres que acompañaban a los guerreros, recogían todos los ramilletes de los invitados y con su brillante y perfumada carga, en solemne procesión, ascendían por la escalinata monumental de la Huey Teocalli y llegaban hasta el altar de Huitzilopochtli, arreglando exprofeso sobre la plataforma superior un bello arreglo floral en torno al altar.
  • Luego de efectuar la teatralización de la “boda ritual” entre la bella doncella que representaba a la Cihuacoatl y el Señor Celeste Huitzilopochtli, todas las doncellas y danzarinas tomaban los ramilletes del arreglo efectuado momentos en torno al altar en medio de un gran júbilo y alborozo.
  • Terminaba aquella gran ceremonia con la proclamación de los guerreros vencendores, que eran los cuatro primero en ascender por las escalinatas de la Huey Teocalli; esos cuatro representarían a los Cuatro Tezcatlipocas y cargaban en un hermoso trono a la “deidad encarnada” y festejada que era la Cihuacoatl o Mexica Teohuatzin, guardiana de todos los mexicah, a quienes también llamaban Cempoalxochitl.
  • Finalmente, la bella doncella representante de la divinidad, era depositada en un espacio rectangular sagrado recubierto de arena, lugar que también era llamado como “la arena de la serpiente” o “xalaquia”, luego de puesta sobre ese montículo, la doncella enterraba sus pies y aquello representaba que la deidad Cihuacoatl había vuelto a la tierra y penetrado una vez más en el Tlalocan o paraíso subterráneo.

Locaciones ancestrales:

  • El Templo Mayor (“Huey Teocalli”)
  • Cerro de Chapultepec
  • La orilla arenosa de los lagos (muelles de Xoloco, Tetamazolco, Atenchicalcan y Necoquixecan).

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s