Santuario de Teúl

“Templo de Teúl”. 1er. Paso Cenital: 29 de mayo. Latitud: 21.7, Zacatecas.

Cronología: 1,800 años de antigüedad.

Significado: Teúl, proviene de raíz nahuatl y se interpreta como “Divino”

Contexto: Se considera que este sitio, es una de las pocas zonas arqueológicas en el continente con una ocupación ininterrumpida de 200 a. C. a 1531 d. C. La cronología de ocupación es comparable con ciudades como Cholula, en Puebla. Es posible que el sitio fue un centro ceremonial de los “Caxcanes” (una rama del pueblo mexica), uno de los grupos más aguerridos contra los conquistadores españoles y a quienes estuvieron a punto de derrotar en la famosa Guerra del Mixtón.

En una peña que rodea al Cerro del Teúl existen manifestaciones gráfico-rupestres que dan testimonio de la estancia periódica de nómadas, no obstante, a inicios de nuestra era fue ocupado por grupos sedentarios que adoptaron de occidente la práctica agrícola y algunos patrones culturales, como el enterramiento en tumbas de tiro (fosas circulares a las que se ingresa por un conducto) que hay en este promontorio. Los arqueólogos explican que a mediados del primer milenio de nuestra era, en una época de cambios estructurales suscitados por el apogeo y posterior declive de Teotihuacan, el sitio tuvo un viraje. De este periodo data la primera fase constructiva del centro ceremonial y su relación con los sitios norteños La Quemada y Alta Vista Chalchihuites, al igual que Las Ventanas, su vecino del Cañón de Juchipila.

La explanada de este santuario abarca 45 m de longitud por 22 m de anchura, y se integra por dos pirámides, la de menores dimensiones al norte y la mayor al este, más una gradería que pudo usarse para ceremonias públicas en las que se conmemoraban algunos mitos de creación. Al centro de la misma se recuperaron restos de un altar circular, y cerca de él los vestigios de un fogón. La orientación de los basamentos es coincidente con el eje que guardan, por ejemplo, las pirámides principales y la Calzada de los Muertos de Teotihuacan: cuestiones simbólicas y cosmogónicas provenientes del Centro de México están presentes aquí, pero no en materiales o manifestaciones, hablamos más bien de emulaciones locales de cosas que los señores de El Teúl estaban utilizando en una parafernalia ritual. Un pasaje conecta a la Plaza Principal con el Patio Hundido, el cual es de planta casi cuadrangular (45 m x 45 m) y está delimitado por muros altos. En ese lugar, donde también debieron recibirse peregrinaciones, se localizaron entierros con ofrendas de vasijas y objetos de cobre, algunos individuos presentaban modificaciones culturales como el limado dental y la deformación craneal.

La visita por el Cerro del Teúl concluye en la Cancha del Juego Pelota, conformada por dos muros laterales y dos cabezales que forman la tradicional “I” latina. Uno de sus rasgos distintivos fue el hallazgo de un par de esculturas en piedra que representaban a jugadores (debieron ser cuatro en total), mismos que remataban sus extremos y servían de marcadores. En el sitio se encontró una escultura prehispánica de tamaño natural que representa a un jugador de pelota decapitado.Se trata de una escultura en cantera fechada entre 900-1100 d. C., existe evidencia de fue fabricada intencionalmente sin cabeza, probablemente para rituales del juego de pelota

Cerro del Teúl mantuvo ocupación durante cuatro o cinco siglos antes que La Quemada y Alta Vista, y fue contemporáneo y aliado de éstos entre 700 y 900 después de Cristo, compartieron muchos rasgos culturales como la cerámica del tipo pseudo-cloisonné y su iconografía (por ejemplo, las primeras representaciones conocidas del águila devorando a la serpiente, que hoy es el símbolo nacional). Fue en estos siglos que se configuró el centro ceremonial en toda su complejidad espacial, incluyendo la introducción de la cancha para el juego de pelota. Cerro del Teúl tuvo su auge de 900 a 1300 d.C., al incorporarse a la intensa red de interacción con las sociedades de la llanura costera del Pacífico, de esa época data uno de los hallazgos más relevantes del proyecto: los restos de un horno para la fundición de cobre, el más antiguo del México prehispánico, reportado hasta ahora. Laura Solar y Peter Jiménez refieren que se desconoce cómo se nombraban a sí mismos los antiguos habitantes del Cerro del Teúl, pero sus descendientes fueron conocidos como caxcanes, un grupo de raíces nahuas que lo utilizó como lugar de culto en los siglos XV y XVI. En el marco de las rebeliones indígenas de la Guerra del Mixtón, los tlaxcaltecas, aliados de los españoles, quemaron el sitio en respuesta a la resistencia de los caxcanes, por lo que son escasos los vestigios de su último periodo.

Acceso: El Teúl es una importante zona arqueológica ubicada en el cerro del mismo nombre, en el Municipio de Teul al sur del estado de Zacatecas. Se localiza muy cerca del estado de Jalisco.

Horario: Lunes a Domingo de 09:00 a 17:00 horas.

Costo de acceso: Entrada general: 45 pesos

Contacto:Centro INAH Zacatecas 01 (492) 9 22 50 85 y 9 22 04 03

Fuente: INAH

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s