Santuario de Chichén Itzá

Templo de Chichén Itzá”. 1er. Paso Cenital: 24 de mayo. Latitud: 20.68; Yucatán.

Cronología: 525 a 1200 d. C. Ubicación cronológica principal: Posclásico Temprano 900 a 1200 d. C.

Significado: Etimológicamente, Chi-ch’en Itzá significa “la ciudad al borde del pozo de los Itzáes”.

Contexto: Chichén Itzá es el mejor ejemplo de los movimientos migratorios que se dieron en Mesoamérica hacia el Posclásico Temprano, ya que reúne rasgos de cultura material tanto del área Maya como del centro de México, particularmente de filiación Tolteca. Además Chichén Itzá fue capital de un amplio territorio en la península de Yucatán, encabezado por la liga de Mayapán, del 987 hasta el año 1200 d. C. La zona arqueológica Chichén Itzá es famosa mundialmente por el juego de luz y sombra que en cada equinoccio ocurre sobre la escalinata del basamento piramidal conocido como El castillo. En este, el sol, conforme asciende sobre el horizonte, va iluminando la alfarda poniente del basamento, creando triángulos de luz y sombra que parecen descender hasta la cabeza de serpiente en el desplante de la alfarda. Este evento, logrado a partir de la correcta orientación e inclinación de los planos del basamento, manifiesta el gran nivel de conocimiento astronómico y arquitectónico que los Mayas poseían, y que ha dado lugar a ser una de las culturas y regiones más estudiadas en torno a estos temas, además de la organización político territorial y la explotación de recursos.

La legendaria ciudad maya de Chichén Itzá, Patrimonio de la Humanidad declarada por la UNESCO desde 1988 y Maravilla del Mundo desde 2007, sobresalió como centro cultural y político de la vieja civilización maya y fue uno de los asentamientos más extensos del centro-norte de la península de Yucatán. En su época de mayor esplendor, fue la ciudad más poderosa de la península de Yucatán.

Los Itzáes se establecieron en Chichén Itzá en el siglo IX d.C. Se cree que eran mayas putunes o chontales. Forjaron un amplio dominio con una cultura unificada cuyo centro era Chichén ltzá. Hacia fines del siglo X, la ciudad fue visita por el pueblo de los toltecas. Este contacto trajo consigo una nueva serie de elementos culturales, sobresaliendo la representación del dios-serpiente Kukulkán. Hacia 1250 d.C., la ciudad fue abandonada por razones no del todo determinadas. Tan grande fue el poderío de esta ciudad que siglos después de su decadencia aún era sitio de peregrinación y adoración, e incluso hacia el año 1540 d.C. Francisco de Montejo, fundador de Mérida, pensó levantar la capital allí. Chichén Itzá llegó a abarcar 25 km2. El centro religioso, cultural y administrativo abarcaba unos 6 km2; a poca distancia del mismo habitaba la élite, en edificios tipo palacio, decorados con esmero y pintados de colores brillantes. Alrededor de éstos, en verdes campos, vivían entre 50 mil y 100 mil personas en palapas de techo de palma.

El Cenote Sagrado, era el corazón de las actividades religiosas, no solo de la ciudad de Chichén Itzá sino de toda la zona maya. Fue motivo de culto al dios de la lluvia, Chaac, desde el período Clásico Tardío en 650 d.C. y continuó hasta fines del Postclásico, en 1350 d.C. De su fondo cenagoso han sido extraídos objetos de oro, jade, cobre, tela y cestería que aparentemente fueron arrojados como ofrendas ceremoniales. El Cenote Sagrado es casi circular, con un promedio de 60 mts. de diámetro. La superficie del agua dista 22 mts. de la orilla superior y tiene poco más de 13 mts. de profundidad en la parte central, donde el fondo es lodoso por unos 4 mts. más. Contiene un volumen de agua de aproximadamente 23,000 mts. cúbicos. En la Chichén Antigua, la zona próxima al Cenote Sagrado, se encuentran edificios de arquitectura maya típica, sin mezcla de influjos extranjeros, como los templos de los Cuatro Dinteles, de los Tres Dinteles y del Dintel. Las Monjas es una serie de estructuras de superposición que pertenecen a la zona habitualmente designada como Chichén Nueva, pero sus caracteres se remontan a la etapa antigua de florecimiento de la urbe.

Visualizada desde el Caracol la moderna ciudad, descuellan en el panorama la gran pirámide del Castillo, los grupos en cuadrángulo del Patio de las Mil Columnas, el arrogante Templo de los Guerreros (que encierra en su interior el Templo de Chac Mool), el conjunto de estructuras del gran Juego de Pelota, y otras menores construcciones como el Templo de las Mesas, el llamado Osario o Tumba del Sumo Sacerdote, el Mausoleo y el Templo de las águilas. El conjunto del Caracol consiste, en esencia, de tres partes: la Torre misma, edificio de planta circular, y dos plataformas o terrazas en rectángulo, sobrepuestas, mayor desde luego en dimensiones la inferior, y de las cuales se eleva la estructura redonda, con escalerilla interna en espiral, circunstancia a la que debe su nombre. El Castillo de Kukulkán “La serpiente emplumada”, mide 60 metros por lado, en la base. Se eleva en nueve cuerpos decrecientes hasta la altura de 24, alcanzando así la mese que sostiene el templo, y éste levanta sus muros ocho metros más. Cada fachada o frente de la mole en pirámide, ostenta una ancha escalinata formada de 91 peldaños de piedra, conjunto que compone 364 gradas, y añadida la tierra, o la plataforma superior, 365. Rematan las escaleras del Castillo, al nivel del suelo, colosales cabezas escultóricas, de figura de serpiente.

En 1930, gracias a los trabajos arqueológicos mexicanos realizados al Castillo, se comprobó la existencia de un edificio piramidal interno, provisto de escalera solamente por la cara septentrional. A semejanza del exterior, se compone de basamento en pirámide y santuario asentado arriba. Como la externa pirámide, consta la interior de nueve cuerpos decrecientes, y guarda una estatua de Chac Mool impresionante. Sus ojos, dientes y uñas son de hueso, hábilmente aplicado en la piedra. Guardaba la espléndida escultura de un tigre monolítico, pintado a color rojo deslumbrador. Presenta abiertas las fauces, y los ojos son un par de redondas placas de jade.

El conjunto de estructuras del gran Juego de Pelota, orientado de Norte a Sur, y situado hacia el norte del Castillo, se compone de cinco estructuras principales: el Juego de Pelota propiamente dicho, el Templo del Hombre Barbado, la Tribuna Meridional, el Templo de los Tigres y el Anexo oriental de este edificio. El Juego de Pelota consiste esencialmente en dos macizos longitudinales y paralelos, que dejan sobre sí un espacio libre destinado al juego. Miden alrededor de 90 metros de largo, comprendiendo el espacio transversal cerca de 30. Tales macizos ofrecen una gradería sumamente ancha por el exterior, que presta acceso a la plataforma de los macizos, probable terraza destinada a espectadores; interiormente, los macizos ofrecen un muro vertical que llega a tierra. Cerca de la base se le adosan banquetas de cubierta horizontal y costado inclinado, que confina al suelo. Enclavados en estos muros interiores rectos, a cierta altura, cerca de la orilla de la terraza superior, estuvieron los discos labrados con figuras de serpientes en enlace, en que se concentraba el interés máximo del juego. Se conserva uno de los anillos.

El equinoccio solar, fenómeno arqueo-astronómico, es el momento en que la tierra es iluminada por el sol de igual forma en el hemisferio norte y en el sur. Al atardecer de los días 21 de marzo y 22 de septiembre, días del inicio de los equinoccios de primavera y otoño respectivamente, se observa en la escalera norte de la Pirámide de Kukulkán, una proyección solar, consistente en siete triángulos de luz, invertidos, como resultado de la sombra que proyectan las nueve plataformas de ese edificio, al ponerse el sol, que crea la apariencia de una serpiente que gradualmente baja por una de las escaleras hasta la cabeza, ubicada en la parte baja de la pirámide, hasta completar la emblemática serpiente emplumada. El proceso desde su comienzo hasta su culminación, dura aproximadamente 45 minutos. Otro de los fenómenos que se observa en la pirámide maya es el equinoccio lunar que sucede durante la madrugada de luna llena, en el que se repite el juego visual de los triángulos de sombra en la escalera de la pirámide El Castillo, que simulan el descenso de la serpiente emplumada.Durante el amanecer de los días 20, 21 y 22 de junio, tiene lugar el solsticio de verano, este espectacular fenómeno provoca que la luz ilumine sólo las caras norte y este de la pirámide, mientras que las caras sur y oeste permanecen en la sombra. En invierno ocurre lo inverso, es decir, la parte iluminada se oscurece y la oscura se ilumina, además de que no ocurre al amanecer, sino al atardecer de los días del 20 al 22 de diciembre.

Acceso: Se localiza a 115 kilómetros de la ciudad de Mérida, Yucatán, tomando la carretera No. 180 hacia el poblado de Piste, del cual dista 2 kilómetros el sitio arqueológico. El visitante puede arribar al sitio por medio del transporte público.

Horario: Lunes a Domingo de 08:00 a 17:00 horas, todos los días del año.

Cobro de acceso: 75 pesos

Contacto: Zona Arqueológica Chichén Itzá: 01 (985) 8 51 01 37; Centro INAH Yucatán: 01 (999) 9 13 40 34, ext. 398003 y 398080, y 01 (999) 9 44 40 68; direccion.yuc@inah.gob.mx

Fuente: INAH

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s