Una pintura no es la “prueba” de nada.

La imagen prehispánica seleccionada para encabezar esta publicación, se trata de la lámina No. 8 del llamado “Codice Laudianus” de origen muy posiblemente prehispánico o que data de por lo menos el siglo XVI. Este Códice antiguo (o “amoxtli”) es muy solicitado por los estudiosos, pues contiene un famoso dibujo que muestra a un personaje ataviado sacerdotalmente y que somete a una segunda figura humana mientras le clava un “cuchillo pedernal” en el pecho. Pues bien, para los eurocentristas y difamadores a sueldo de la Cultura del Anáhuac, esta “Lamina 8” y su dibujo ancestral, constituye una de las mejores “pruebas fehacientes” con las que cuentan para probar la “practica” de los sacrificios humanos entre los primeros mexicanos.

Y aunque debemos reconocer que la imagen en verdad es muy elocuente y sin duda, lo que vemos en ella parece ser una especie de “ofrenda humana”; también debemos puntualizar que a los eurocentristas, sin el menor reparo o asomo de interés real por tratar de entender antes el mensaje de este sagrado dibujo, parece no importarles mucho y les viene muy a modo presentarlo una y otra vez, como una supuesta “IMAGEN PROBATORIA”, infaltable en el material visual que preparan en todas sus conferencias, publicaciones y libros propagandísticos, para sustentar de maravilla los “dichos de los cronistas y frailes” acerca de las “sanguinarias costumbres aztecas”…

PERO existe un pequeño inconveniente… esos mismos entusiastas de la Lamina No. 8 que la divulgan como la prueba de los “sacrificios”, se olvidaron de los demás dibujos y las otras laminas que conforman el MISMO CÓDICE. Pues páginas más delante, de donde se encuentra plasmada la supuesta “ofrenda humana” de la Lamina 8, vemos las imágenes que se muestran en esta misma publicación, con dibujos de personas que logran caminar mientras sostienen su cabeza decapitada con una mano (!¡), y aun otras donde podemos ver increíbles criaturas mitad hombres y mitad animal, es decir, con cuerpos humanos y cabezas de venado y pájaro.

Por tanto, USANDO LA MISMA LÓGICA de la Lamina 8, que los eurocentristas le atribuyen y que tanto defienden, pues entonces esas otras laminas SON LA PRUEBA FEHACIENTE de que los antiguos mexicanos mediante “misteriosos poderes mágicos” LOGRABAN CAMINAR y LUCHAR SIN CABEZA, e incluso esto llega más allá: pues los demás laminas comprobarían que los antiguos mexicanos ¡convivían con Hombres-Venado y Hombres-Pájaro venidos de una dimensión desconocida!: NO HAY DUDA, las imágenes “dicen eso”.

Señores y señoras, volvámonos serios, mas científicos, menos sensacionalistas, usemos el sentido MAS PODEROSO que tenemos y que no es la Visión, sino el SENTIDO COMÚN, pues NINGÚN CÓDICE prehispánico fue pintado JAMAS para reflejar una escena real, ni para servir de reflejo fiel a manera de “fotografía antigua”; los Códices mexicanos tan solo EXPRESABAN IDEAS METAFÓRICAS, eran simbólicos NO LITERALES, pertenecían a un tipo de lenguaje ideográfico, pictografico, casi jeroglífico y por tanto lo contenido en ellos debe ser interpretado de manera SUBJETIVA y nunca de modo textual.

¡BASTA DE INSULTOS A LA INTELIGENCIA HUMANA!

Contemos la historia real de nuestro pasado, no repitamos como ciertas las afiebradas fantasías y MENTIRAS de los invasores y sus lacayos, exijamos que se deje de lucrar con la ingenuidad del pueblo, ¡la Lamina No.8 del Códice Laud NO ES la prueba de ningún sacrificio humano!…

Ninguna pintura artística o religiosa constituye la prueba de nada, tan solo son concebidas para evocar profundos sentimientos en el observador, no importando este pintada en la Capilla Sixtina o en un templo de Tenochtitlan, y eso lo sabe cualquier Juez y cualquier “Gente de Razón”… y SI AUN INSISTEN en tomar como prueba la Lamina 8, entonces, ansiamos oír las explicaciones eurocentristas PERTINENTES a las otras laminas, para conocer como en el México Antiguo se podía “caminar sin cabeza” y de como sus pobladores podían trabar “amistad con Hombres-Pájaros”.

Codice Laud Pajaro

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s